Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Brasil, "preocupado" por la decisión de Trump de construir un muro que separa "naciones hermanas"

El Gobierno de Brasil ha expresado este jueves su preocupación por la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recién llegado a la Casa Blanca, de continuar la construcción de un muro en la frontera que comparte con México, estructura que, además, buscará que sufraguen los mexicanos a través de un impuesto fronterizo.
"La gran mayoría de los países de América Latina mantiene estrechos lazos de amistad con el pueblo de Estados Unidos. Por eso, el Gobierno de Brasil ha recibido con preocupación la idea (de Trump) de construir un muro para separar naciones hermanas de nuestro continente sin que haya consenso entre ambas", ha señalado el Ministerio de Relaciones Exteriores brasileño en un comunicado.
El Palacio de Itamaraty ha señalado que Brasilia siempre "se ha gobernado con base en la firme creencia de que las cuestiones entre pueblos amigos deben solucionarse a través del diálogo y de la construcción de espacios de entendimiento", algo que esperaba en esta situación.
El nuevo inquilino de la Casa Blanca ha firmado una orden ejecutiva para construir un muro en la frontera con México --que pretende hacer pagar al país iberoamericano-- para frenar la inmigración ilegal, el crimen organización y el terrorismo.
Al mismo tiempo, ha planteado la necesidad de renegociar el NAFTA con México y Canadá y, en el caso de que estos se nieguen ha anunciado que Estados Unidos abandonará este acuerdo comercial como ya ha hecho con el firmado para Asia-Pacífico.
Estas dos cuestiones han tensado la relación bilateral hasta tal punto que el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, ha decidido cancelar la reunión que pretendía sostener con Trump el próximo 31 de enero en Washington.