Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Tribunal de Cuentas de Brasil falla contra Rousseff y abre la puerta a un juicio político

Brasil, Tribunal de Cuentas, juicio político, Dilma RousseffReuters

El Tribunal de Cuentas (TCU) de Brasil ha rechazado por unanimidad las cuentas del año 2014 presentadas por la presidenta Dilma Rousseff, lo que abre la puerta a un potencial 'impeachment' (juicio político) contra la mandataria brasileña. De acuerdo con el fallo, Rousseff cometió una serie de irregularidades para cubrir un amplio déficit fiscal correspondiente al pasado año.

Los ocho miembros titulares del tribunal entienden que se han cometido irregularidades en el gasto de su Gobierno y han decidido enviar al Congreso una propuesta de rechazo a las cuentas Dilma. La última vez que el organismo rechazó las cuentas de un jefe de Estado fue en 1937, durante el Gobierno de Getúlio Vargas.
De acuerdo con el fallo, Rousseff cometió una serie de irregularidades para cubrir un amplio déficit fiscal correspondiente al año 2014, tal y como ha informado el diario brasileño 'O Globo'. Aunque la decisión no es legalmente vinculante, podría ser utilizada por la oposición para generar un caso de juicio político contra Rousseff en el Congreso.
Este revés para la presidenta llega un días después de que el Tribunal Superior Electoral de Brasil (TSE) decidiese reabrir una acción del principal partido de la oposición, el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), que pide la impugnación de los mandatos de Rousseff y del vicepresidente Michel Temer por presuntas irregularidades en la campaña electoral.
La petición llegó al TSE el 2 de enero, un día después de que Rousseff iniciara formalmente su mandato, pero el tribunal la archivó en febrero. Sin embargo, ahora los magistrados han decidido por cinco votos contra dos reabrir el caso.
El PSDB argumentó en su momento que en la campaña de Rousseff (Partido de los Trabajadores) y de Temer (Partido del Movimiento Democrático de Brasil) la maquinaria del Estado jugó en su favor, con utilización de edificios públicos o uso indebido de los espacios en televisión.
También acusaron a la presidenta de manipular indicadores socioeconómicos para maquillar los datos de pobreza en el país, de gastar más de lo que informó a la Justicia Electoral e incluso de haber financiado parte de su campaña con dinero sucio proveniente de la trama de Petrobras.