Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La policía brasileña entra en la favela más grande de Río de Janeiro

Policías en la favela de La RocinhaReuters

Se encuentra en medio de los barrios más ricos de la ciudad

Las Policía Militar de Rio de Janeiro inició la madrugada del domingo la ocupación de la favela Rocinha, la mayor de Brasil, en el corazón de los barrios ricos de la ciudad y en manos de narcotraficantes desde hace décadas.
Apoyados por blindados de la Marina, efectivos de los batallones Operaciones Especiales (BOPE) y Operaciones de Choque entraron lentamente pasadas las 04h10 locales (06h10 GMT) por las solitarias callejuelas de la populosa barriada de unos 120.000 habitantes, escoltados por dos helicópteros.
La operación comenzó cuando era todavía de noche y por el momento no se escucharon disparos o informaciones sobre enfrentamientos. Todos los accesos a la barriada fueron cerrados.
Las autoridades estiman que unos 200 delincuentes aún permanecen en la favela, luego de capturar esta semana al jefe del narcotráfico de Rocinha, Antonio Francisco Bonfim Lopes, alias Nem, cuando huía escondido en el portaequipajes de un coche, junto a varios de sus cómplices y un puñado de policías corruptos que los protegían.
La Rocinha es la decimonovena favela reconquistada por los policías a los narcotraficantes, que las controlan desde hace 30 años.
El estado de Rio de Janeiro, uno de los más violentos de Brasil, mantiene desde 2008 una carrera contrarreloj para pacificar los barrios pobres de la ciudad controlados por narcotraficantes y milicias paramilitares antes del Mundial de fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016.