Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bombardier reduce de 15 aviones a siete sus entregas para este año de su programa C Series

Bombardier ha reducido a la mitad su previsión de entregas para este año del programa de aviones C Series, desde las 15 unidades estimadas en enero hasta las siete aeronaves, como consecuencia de los retrasos en los motores de su proveedor Pratt & Whitney, lo que afectará a los ingresos en su división de aviones comerciales.
El constructor, en conversaciones con el Gobierno canadiense para lograr financiación adicional al programa, calculaba que sus ingresos se sitúen en el rango más bajo de sus previsiones estimadas al inicio del ejercicio, en la horquilla entre los 16.500 millones y 17.500 millones de dólares (14.693 y 15.583 millones de euros).
La compañía cuenta con importantes pedidos de Air Canada y Delta, anunciados a principios de este año, para este programa, gracias a la certificación de su nueva versión CS300 y a la entrada en servicio del CS100, que han impulsado el programa.
Bombardier anunció recientemente haber recibido el segundo y último tramo de las ayudas del Gobierno de Québec, por valor de 500 millones de dólares (450 millones de euros), lo que según el fabricante, fortalecerá la financiación del programa.
A pesar de la ralentización en las entregas, el constructor canadiense, con sede en Montreal, no espera que esta circunstancia tenga un impacto significativo en su resultado operativo en el ejercicio, por lo que mantiene sus previsiones para el conjunto del año.
CONFIANZA EN EL PROGRAMA
Bombardier asegura que está en contacto con su proveedor de motores Pratt & Whitney para dar una solución a los problemas surgidos y confirmó la entrega de un tercer avión CS100 a SWISS para el mes próximo.
"Tenemos mucha confianza en nuestro plan de incremento de la producción, incluyendo nuestra capacidad para cumplir con nuestro objetivo de producción de 90 a 120 aviones al año para el año 2020", ha asegurado el presidente de Bombardier Commercial Aircraft, Fred Cromer.
El constructor lanzó su nuevo avión CS100 en septiembre de 2013, un importante hito para la compañía tras cinco años de fabricación, con una capacidad de entre 100 y 149 pasajeros.
Bombardier registró unas pérdidas de 628 millones de dólares (559 millones de euros) en el primer semestre del año, frente a unas ganancias de 225 millones de dólares (200,3 millones de euros) de un año antes. Para el conjunto del ejercicio 2016, prevé obtener un beneficio neto de explotación (Ebit) de entre 200 y 400 millones de dólares (178 y 356 millones de euros).
A principios de año, anunció un plan de reestructuración para recortar 7.000 empleos en los dos próximos años, incluyendo 2.000 contratistas, con el objetivo de optimizar su fuerza de trabajo a la demanda, un ajuste que llevará a cabo con una combinación de reducción de mano de obra y la contratación estratégica.