Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bolivia devuelve a los dos carabineros chilenos detenidos en la frontera

Las autoridades bolivianas han entregado a las chilenas este domingo a los dos carabineros chilenos que fueron detenidos el pasado viernes tras supuestamente entrar en territorio boliviano cuando realizaban el seguimiento de un vehículo. La Paz sostiene que penetraron hasta 7,5 kilómetros en territorio de Bolivia.
"Estamos en paz", ha declarado el ministro del Interior boliviano, Carlos Romero, tras la entrega de los carabineros en la frontera. Los dos uniformados fueron recibidos por el director nacional de Carabineros de Chile, Bruno Villalobos.
Anteriormente, el presidente boliviano, Evo Morales, anunció la entrega de los dos agentes este domingo. "Queremos informar que a las 12h00 en punto se va a hacer la devolución en Tambo Quemado, operativamente la Policía nacional esta devolución rápida para evitar la preocupación delas familias", ha explicado, según recoge la agencia de noticias boliviana ABI.
Morales, sin embargo, ha destacado que no se han mantenido contactos con el Ministerio de Asuntos Exteriores de Chile, por lo que lamentó que las autoridades de ese país no se preocupen por sus funcionarios. "Un subsecretario creo que llamó al Ministro de Gobierno para decir 'lo que ustedes decidan'. No tuvimos contactos con la cancillería chilena para la devolución de los carabineros", ha explicado, y ha destacado que Bolivia no tiene una política de "venganza ni de rencor".
Inmediatamente después de la entrega de los carabineros, el Gobierno chileno ha criticado en un comunicado oficial el uso "propagandístico" de la situación por parte de Bolivia. "La instrumentalización de situaciones fronterizas para fines propagandísticos, el procurar movilizar a la opinión pública a través de actos de provocación y declaraciones destempladas resultan contraproducente con la aplicación de las normas del derecho y con el fomento de una adecuada vecindad", ha advertido el Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile en un comunicado.
En el texto, el Gobierno chileno asegura haber hecho gestiones para la liberación de los funcionarios y niega así la versión de Morales, quien sostuvo que no hubo acciones oficiales de alto nivel por parte de Santiago. "Se enviaron dos notas diplomáticas, debidamente recibidas por la Cancillería de Bolivia, pidiendo su liberación y defendiendo el derecho de asistencia consular en virtud de la Convención de Viena", ha apunta.
Además, Chile ha pedido el cese de "la hostilidad" de Bolivia para posibles acuerdos conjuntos en la lucha contra el narcotráfico y el contrabando.
A continuación, Santiago responde a Morales que el caso de los dos carabineros no es comparable al de los nueve bolivianos que cruzaron la frontera, entre ellos funcionarios de Aduanas y policía. "No resulta comparable este caso con el de los nueve ciudadanos bolivianos detenidos en Chile. En este último caso se siguió un debido proceso, tras una acusación de un representante del Ministerio Público por graves delitos -aplicando los más altos estándares de prueba ante un tribunal independiente- y se concluyó con una sentencia judicial", ha subrayado Chile.
La agencia boliviana ABI ha recordado que en agosto de 2016 ya fueron repatriados dos agentes antidroga chilenos que habían cruzado la frontera, también durante una persecución, y ha recriminado en cambio la decisión de Chile de iniciar procedimientos judiciales contra nueve agentes bolivianos detenidos.
Ambos países mantienen continuos pulsos políticos que tienen como principales ejes los litigios territoriales que tratan de dirimir en la Corte Institucional de Justicia (CIJ). A la histórica reivindicación de Bolivia de una salida al mar se ha sumado en estos últimos años una disputa sobre los derechos de las dos partes sobre el río Silala.