Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bolivia y Chile acuerdan una segunda ronda de alegatos escritos ante la CIJ

Los representantes de Bolivia y Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) han acordado este martes abrir una segunda ronda de alegatos escritos en su disputa territorial sobre la salida al mar de Bolivia.
Eduardo Rodríguez y José Miguel Insulza, respectivamente, se han reunido con el presidente de la CIJ, Ronny Abraham, para discutir los plazos del proceso, según ha informado la agencia estatal boliviana de noticias, ABI.
Por su parte, el presidente de Bolivia, Evo Morales, ha destacado durante la jornada que "es un orgullo" que se haya "puesto en su lugar" a Chile a través de las demandas territoriales ante la CIJ.
La CIJ se declaró en 2015 competente para juzgar la demanda formulada por Bolivia de una salida al océano Pacífico y rechazó la impugnación presentada por Chile en este sentido.
Bolivia había recurrido en 2014 a la CIJ para recuperar la salida al Pacífico que perdió tras la guerra que mantuvo con Chile en el siglo XIX. Ante este paso, Chile presentó un recursos impugnando la competencia de la CIJ para juzgar el caso, que defiende quedó zanjado por el tratado limítrofe de 1904 entre ambos países.
Además, la CIJ notificó en junio a Bolivia el contenido de la demanda que ha interpuesto Chile por el aprovechamiento del río Silala, la segunda disputa entre ambos países.
El Silala es un río que nace en Bolivia y recorre Chile hasta verter al océano Pacífico, a cuya cuenca hidrográfica pertenece. La Paz denuncia que su vecino ha desviado las aguas a través de una conducción artificial, mientras que Santiago sostiene que es un cauce natural.
El Gobierno chileno ha pedido a la CIJ que aclare si el Silala es un río internacional, ya que este estatus permitiría a los dos países y no sólo a Bolivia --donde nace-- usar sus aguas. Bolivia argumenta que es un río nacional y alega que Chile así lo ha admitido al pedir permiso para hacer uso de su caudal.