Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bolivia y Chile celebrarán una reunión del Comité de Fronteras el próximo 25 de julio en Santa Cruz

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha confirmado este martes que las delegaciones boliviana y chilena del Comité de Fronteras se reunirá el próximo 25 de julio en Santa Cruz para abordar cuestiones relacionadas con la frontera pero que no se hayan llevado a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.
En una entrevista en el programa 'No mentirás', retransmitida por la cadena PAT y recogida por el diario 'El Deber', Morales ha confirmado el encuentro, en el que La Paz y Santiago buscarán soluciones a los incidentes registrados en la zona limítrofe.
En la víspera, el canciller chileno, Heraldo Muñoz, invitó a Bolivia a fijar una fecha para celebrar un encuentro del comité en el que no se abordaran "cuestiones que están en la CIJ en La Haya", sino "todas esas cosas que ocurren en una frontera tan larga y compleja como la de los dos países".
El pasado viernes, dos carabineros chilenos fueron detenidos tras supuestamente entrar en territorio boliviano cuando realizaban el seguimiento de un vehículo. La Paz sostiene que penetraron hasta 7,5 kilómetros en territorio de Bolivia.
Después de entregarlos al Gobierno chileno, el ministro de Justicia de Bolivia, Héctor Arce, expresó su deseo de que el último incidente fronterizo fuera "un punto de inflexión".
Días atrás, Bolivia recibió, tras 100 días de detención y previo pago de una multa, a los dos militares y siete funcionarios de la administración aduanera de Bolivia que fueron detenidos el 19 de abril en la frontera común mientras realizaban tareas relacionadas con la lucha contra el contrabando presentará un amparo constitucional.
Ambos países mantienen continuos pulsos políticos que tienen como principales ejes los litigios territoriales que tratan de dirimir en la CIJ. A la histórica reivindicación de Bolivia de una salida al mar se ha sumado en estos últimos años una disputa sobre los derechos de las dos partes sobre el río Silala.