Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos suicidas de Boko Haram muertos cuando intentaban atentar contra desplazados y contra una universidad

Dos terroristas suicidas del grupo islamista Boko Haram han muerto durante un intento de atentado contra un campamento de desplazados internos nigerianos y contra la Universidad de Maiduguri, según ha informado la Policía.
Los suicidas fueron abatidos por efectivos de las fuerzas de seguridad antes de que lograran alcanzar sus objetivos. "El domingo sobre las 21.15 horas una presunta terrorista de Boko Haram se aprovechó de la oscuridad para intentar acceder al campamento de refugiados de Dalori 2 a través de la parte trasera de la valla perimetral", ha explicado un portavoz policial, Victor Isuku, citado por el diario nigeriano 'Vanguard'.
"Afortunadamente fue avistada por un vigilante que la persiguió. Intentó escapar y detonó apresuradamente el explosivo que tenía adosado al cuerpo y murió así ella sola. El impacto de la explosión destruyó parte del vallado del campamento de desplazados", ha explicado Isuku.
Por otra parte, en la madrugada de este lunes, sobre las 4.00 horas, un suicida "intentó acceder a las instalaciones de la Universidad de Maiduguri". "Al ver la presencia de personal de seguridad detonó apresuradamente los explosivos y murió también él solo", ha indicado el portavoz policial.
El grupo terrorista Boko Haram --que significa "la educación occidental es pecaminosa" en idioma hausa-- lucha por imponer la versión más radical de la 'sharia' o ley islámica en Nigeria.
En los últimos años la insurgencia de esta secta yihadista ha costado más de 20.000 vidas y recientemente ha multiplicado sus ataques en países vecinos como Camerún, Chad y Níger. Más de 2,1 millones de personas han tenido que huir de sus hogares, según datos del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).