Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bissonnette alquiló un apartamento cerca de la mezquita atacada

Alexandre Bissonnette, el único acusado por el atentado perpetrado el domingo por la noche en Quebec, alquiló un apartamento cerca de la mezquita atacada, según han revelado este martes los medios de comunicación canadienses.
Bissonnette, de 27 años de edad, se había mudado hace poco junto a su hermano gemelo a una casa situada en los alrededores de la mezquita que tiroteó, de acuerdo con un vecino de los padres de joven citado por la televisión canadiense CBC.
El sospechoso ha sido imputado ya con once cargos, seis por homicidio en primer grado y otros cinco de tentativa. Sin embargo, la portavoz policial Camille Habel ha avanzado que podrían acusarle también de delitos de terrorismo.
Las autoridades canadienses aún investigan los motivos que empujaron a Bissonnette a perpetrar esta matanza. Los vecinos le han definido como un chico "introvertido". Al parecer, era conocido por su ideología ultranacionalista.
El periódico de Montreal 'La Presse' ha revelado que Bissonnette no ha ocultado su racismo en el interrogatorio con la Policía. El rotativo local ha señalado que estaba interesado en las armas y hacía prácticas de tiro en un club cercano a la capital provincial.
En su perfil de Facebook era seguidor del presidente de Estados Unidos, Donald Trump; de la líder ultraderechista francesa, Marine Le Pen; del Partido Nueva Democracia, una formación canadiense se extrema izquierda; y de las fuerzas israelíes.
Un hombre armado irrumpió en torno a las 22.40 (hora local) del domingo en una mezquita de Quebec y desató un tiroteo que se saldó con seis personas muertas y otras ocho heridas, dos de ellas en estado grave, de acuerdo con el último balance.
Las fuerzas de seguridad dieron por controlada la situación tres horas después. "El edificio está asegurado y los ocupantes han sido evacuados. Continúa la investigación", dijo la Policía de Quebec, en un mensaje difundido por su cuenta oficial de Twitter.
El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, ha afirmado que se trata de un "atentado terrorista dirigido contra los musulmanes", al tiempo que ha prometido proteger a "todos los canadienses", recalcando la importancia de esta comunidad religiosa.
"Es descorazonador ver esta violencia sin sentido", ha dicho en un comunicado. "La diversidad es nuestra fortaleza, y la tolerancia religiosa es un valor que nosotros, como canadienses, valoramos profundamente", ha sostenido.