Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bielorrusia restringirá el acceso a páginas web "extremistas"

El Gobierno de Bielorrusia restringirá el acceso a una serie de páginas web nacionales y extranjeras calificadas de "extremistas" en un intento por reprimir las actividades de la oposición.

La nueva ley, que ha comenzado a aplicarse el pasado viernes, también prohibirá que las compañías bielorrusas anuncien sus productos y servicios en páginas que no estén registradas en el país.
La ley no identifica las páginas web que puedan calificarse de "extremistas". Sin embargo, varios portales independientes creen que el sitio del grupo de Derechos Humanos Carta 97 figurará dentro de esta lista negra.
La agencia estatal de noticias BelTA informó que la restricción, que también afectará a páginas pornográficas, se realizará en instituciones estatales y centros educativos. Los proveedores de Internet serán los responsables de aplicar la nueva norma. Las multas por su incumplimiento podrían ascender a un millón de rublos (unos 95 euros).
Un organismo consultivo presidencial, citado por BelTA, negó las informaciones de medios extranjeros de que la nueva ley impedirá que los bielorrusos puedan acceder a páginas de otros países. "Estas informaciones (...) no reflejan la realidad", aseguró.
El presidente, Alexander Lukashenko, en el poder desde 1994, está llevando a cabo una fuerte represión contra la oposición acusándola de estar financiada desde el exterior. Los críticos con el régimen utilizaron el verano pasado las redes sociales para convocar protestas silenciosas en las que grupos de personas se reunían y aplaudían contra el régimen.
Desde que Lukashenko fue reelegido en diciembre de 2010, lo que provocó una serie de protestas de los opositores asegurando que las elecciones fueron fraudulentas, cientos de críticos y políticos de la oposición han sido detenidos y encarcelados. Dos candidatos presidenciales permanecen todavía en la cárcel.