Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una pareja se suicida y mata a tres de sus hijos ante la llegada del apocalipsis

La familia de Benjamin y Kristi StrackMirror

La muerte de un matrimonio y tres de sus cuatro hijos el pasado 27 de septiembre en Springville, Utah, Estados Unidos, ha sido por fin esclarecida. La policía ha presentado este martes la autopsia por la que se ha sabido que la pareja formada por Benjamin y Kristi Strack se suicidó tras ingerir una mezcla de drogas y fármacos en un ritual en el que también proporcionaron a sus hijos de 14, 12 y 11 años, ese brebaje mortal, lo que les llevó a la muerte. Lo hicieron convencidos de la inminente llegada del apocalipsis y para escapar del "mal en el mundo".

Los datos los hemos conocido tras cuatro meses de investigación y como cuenta Mirror, la policía ha informado de ello en una rueda de prensa en la que ha dado a conocer que "la familia hablaba a menudo de la llegada del apocalipsis, del fin de los días y del juicio final", según reconoció, Greg Turnbow, oficial a cargo de la investigación por parte de la policía de Springville.

Ante esta amenaza religiosa prepararon el suicidio múltiple con una mezcla de fármacos y matadona. El único hijo superviviente del matrimonio, confirmó algunos de estos extremos a los agentes en los interrogatorios a los que fue sometido al asegurar que había oído decir a su madre que "si las cosas iban mal, ella prefería optar por una salida cómoda que hacerlo de forma dolorosa".

El informe forense dado a conocer este martes también deja claro que si bien se puede hablar del suicidio del matrimonio formado por Benjamin y Kristi Strack. El caso de los tres hijos es diferente.

Para dos de ellos, Emery, de 12 y Sión, de 11 aclara que no tenían la madurez suficiente como para tomar la decisión de suicidarse por lo que su muerte ha sido calificada de asesinato. No ocurre lo mismo con el caso del tercer hermano, Benson, de 14 años. En su poder apareció una nota manuscrita en la que parecía ser "consciente de su posible muerte inminente", por lo que su fallecimiento ha sido calificado como 'indeterminado'.