Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bélgica pide a droguerías y farmacias que alerten si sospechan de clientes que compren químicos

El Ministerio de Economía belga ha pedido a los comerciantes de locales como droguerías, ferreterías y farmacias que alerten a las autoridades si sospechan de algún cliente, por la compra de materiales como la acetona o fertilizantes que, en grandes cantidades, pueden ser empleados con fines terroristas.
Las tiendas de bricolaje, pinturas y farmacias han recibido ya las primeras directrices, según han informado este martes los diarios flamencos 'Het Laatste Nieuws' y 'De Morgen', pero la petición de colaboración ciudadana se extenderá a otros comercios.
En la lista de productos considerados sospechosos por su posible uso para la fabricación de explosivos o armas químicas figuran la acetona, los fertilizantes y el ácido sulfúrico, según ha confirmado el ministro de Economía, Kris Peeters, al primero de estos diarios.
También se les ha pedido que alerten a la Policía si detectan comportamientos anómalos entre sus clientes, como el pago de grandes sumas en metálico, reacciones nerviosas o explicaciones contradictorias sobre las razones por las que adquieren los materiales peligrosos.
Esta medida, en el marco del refuerzo de la seguridad desde los atentados perpetrados en Francia y Bélgica en el último año, se enmarca también en recomendaciones de la UE a los Estados miembros.