Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bélgica toma "medidas adicionales" de seguridad tras el atentado frustrado en la estación Central de Bruselas

El primer ministro belga, Charles Michel, ha informado este martes de que se van a aplicar "medidas adicionales" para adaptarse a la situación tras el atentado frustrado la pasada noche en la estación Central de Bruselas, por ejemplo para reforzar la seguridad en el concierto que Coldplay ofrecerá en unas horas en la capital belga.
"Para acontecimientos como el de Coldplay esta noche, se tomarán medidas adicionales", ha indicado Michel en una rueda de prensa tras la reunión del Consejo Nacional de Seguridad convocado con urgencia después del atentado fallido.
Michel ha explicado que el refuerzo se aplicará especialmente en lugares en donde se prevea una "gran presencia de personas" y que la decisión se ha tomado en base a la información que maneja el Centro de Crisis.
Pese a todo, el Cuerpo de Coordinación de Evaluación del Riesgo (OCAM, por sus siglas en francés) ha informado de que mantiene el nivel de alerta terrorista en 3 (de un máximo de 4), porque "no hay indicios de otros incidentes".
El ataque se produjo en torno a las 20:45 horas del martes en la planta intermedia que comunica el hall principal de la estación con los andenes, cuando se registró una pequeña explosión.
Según la versión ofrecida por la Fiscalía federal la misma noche, un hombre detonó una maleta que llevaba consigo y fue "neutralizado" por una patrulla de militares en el lugar.
En torno a la medianoche se confirmó la muerte del presunto terrorista, que no ha sido evacuado de la estación hasta casi las 07:00 horas de este miércoles.
El tráfico ferroviario dentro de la ciudad se detuvo y se cerró la estación, para que los equipos de artificeros revisaran durante horas la zona para comprobar que no había más explosivos colocados ni en las instalaciones, ni en el cuerpo del atacante.
El ministro de Interior, Jan Jambon, ha informado de que el sospechoso ha sido identificado y que portaba una carga de explosivo mayor de la que explotó cuando fue abatido por los militares. Su identidad no ha sido facilitada porque el operativo policial sigue en marcha y se han realizado varias redadas, aunque varios medios locales apuntan que se trata de un hombre de 37 años de edad, residente en el distrito bruselense de Molenbeek-Saint-Jean.