Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barroso advierte a Yanukovich de que la UE podría revisar las relaciones con Ucrania

José Manuel Durao Barrosocuatro.com

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha llamado esta mañana al presidente ucraniano, Viktor Yanukovich, para instarle al cese de la violencia contra los manifestantes en Kiev y llamar al diálogo político entre las partes para "calmar la tensión"; al tiempo que ha advertido de que si la situación "no se estabiliza", la Unión Europea "examinará su relación" con Ucrania.

También ha ofrecido la ayuda de la Unión Europea para acompañar y facilitar dicho diálogo "al más alto nivel" de las autoridades ucranianas con la oposición y la sociedad civil, según ha explicado uno de sus portavoces, Olivier Bailly, en rueda de prensa.
Con este objetivo, el comisario de Ampliación y Política de Vecindad, Stefan Füle, viajará este mismo viernes a Kiev para mantener contactos con todas las partes, mientras que la Alta Representante de Política Exterior y Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, podría desplazarse a la capital ucraniana la próxima semana.
En su llamada telefónica, Barroso ha expresado su "profunda preocupación" por la escalada de violencia, la persecución a los medios y por las informaciones sobre desaparecidos en los disturbios. El jefe del Ejecutivo comunitario también ha subrayado que "la violencia no es la respuesta" a ninguna situación política, por lo que ha pedido a Yanukovich que actúe para frenarla.
"Barroso ha advertido de que si la situación no se estabiliza, la Unión Europea evaluará las posibles consecuencias", ha apuntado Bailly, quien no ha querido aclarar si sobre la mesa del bloque europeo está ya la posibilidad de aplicar sanciones a Ucrania, aunque ha admitido que si la situación "no se estabiliza" entonces "revisarán la relación" con este país.
Priorizar el diálogo político
En cualquier caso, la Unión Europea sigue pensando que la primera opción es el diálogo político y por ello no quiere hablar de las medidas que baraja, con el objetivo de "dar todas las posibilidades" de éxito a dicho diálogo. "Hoy por hoy, nuestra prioridad no es redefinir nuestras relaciones con Ucrania, sino dar una oportunidad al diálogo", ha dicho el portavoz comunitario. Es un mensaje "claro" en cuanto a que el reexamen de las relaciones está "condicionado al cese de la violencia", ha insistido.
Bailly también ha puntualizado que los contactos que la UE mantiene con Ucrania son a nivel "bilateral" porque asume su "responsabilidad" para facilitar el diálogo con la oposición y la sociedad civil y que no tiene en cuenta los pasos que dan "otros actores", en referencia al papel que Rusia juega en esta crisis.
EEUU condena la violencia
El Departamento de Estado de Estados Unidos ha condenado "firmemente" el "incremento de la violencia" en Kiev. "Pedimos a todas las partes que reduzcan la tensión y se abstengan de recurrir a la violencia", ha dicho EEUU, antes de subrayar que "el incremento de la tensión es consecuencia directa del fracaso del Gobierno a participar en un diálogo real y de la aprobación de leyes antidemocráticas".
Sin embargo, ha resaltado que "las acciones agresivas de miembros del grupo de extrema derecha Pravy Sektor no son aceptables y están inflamando las condiciones en las calles y minando los esfuerzos de los manifestantes pacíficos". "Igualmente, condenamos la violencia de los grupos no oficiales conocidos como 'titushki'", ha añadido.
Por otra parte, ha condenado los ataques y detenciones contra periodistas y manifestantes pacíficos y ha manifestado que el movimiento 'Maidan' "se ha definido por un espíritu de no violencia" que Estados Unidos "apoya firmemente".