Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barnier avisa de que "no es posible" dejar el mercado común y mantener una relación comercial "sin fricciones"

El jefe negociador de la Unión Europea para el 'Brexit', el excomisario francés Michel Barnier, ha avisado este jueves a Reino Unido de que "no es posible" abandonar el mercado común y pretender mantener una relación comercial "sin fricciones", por lo que ha emplazado a las empresas británicas a medir las consecuencias de la salida de la UE y prepararse para ello.
"Escucho a algunas personas en Reino Unido decir que se puede abandonar el Mercado Único y construir una unión aduanera para llegar a una situación de comercio sin fricciones. Eso no es posible", ha zanjado Barnier en una conferencia ante el Comité Económico y Social Europeo.
Por ello, ha advertido, las empresas deben "evaluar con lucidez las consecuencias negativas" de la decisión de abandonar la Unión a Veintiocho y "prepararse para gestionar las consecuencias".
El sector agrícola, por ejemplo, tendrá que asumir que el 100% de las importaciones de animales vivos y de los productos de origen animal deberán pasar controles en frontera.
Pero el mayor riesgo, ha alertado Barnier, es que se cumpla la amenaza de que pasado el plazo de negociación no haya un acuerdo sobre las condiciones del divorcio, tal y como apuntan los sectores favorables en Reino Unido a un 'Brexit' duro.
"En una negociación clásica, un 'no acuerdo' significa permanecer en el 'statu quo', pero en el caso del 'Brexit' supondría volver a un pasado lejano", ha descrito el excomisario, en referencia a que volverían a aplicarse las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).
Los controles en frontera de las producciones ya no llevarían "unas horas", sino tres o cuatro días, los costes de transporte aumentarán y se impondrían aranceles a las exportaciones, por ejemplo, de vehículos (10%), a las bebidas alcohólicas (19%) y a las carnes y pescados (12%).
También se debe explicar a la sociedad civil, a los ciudadanos, de los dos lados del Canal cuáles son las consecuencias reales de dejar de ser parte del bloque comunitario, ha continuado Barnier, para subrayar que no se trata de un "castigo" o de "ánimo de revancha", sino del resultado de una decisión soberana.
El negociador europeo ha recordado que las 'líneas rojas' fijadas por Londres en cuanto a que no habrá libertad de circulación para los ciudadanos europeos y que no reconocerá la jurisdicción del Tribunal de Justicia de la UE (TUE) implica que el país dejará de ser parte del Mercado Único y de la Unión Aduanera.
Las libertades fundamentales en la UE son indivisibles y "no se puede estar a medias en el mercado único", Reino Unido no podrá dejar este bloque y luego pedir las ventajas de la libre circulación para sus servicios financieros o su industria automovilística, ha recalcado el excomisario francés.
Con o sin acuerdo, Barnier ha dejado claro que el reloj del proceso de divorcio no se detendrá y que lo previsto es que Reino Unido pase a ser un "país tercero" a finales de marzo de 2019. "Todos los países terceros deben respetar nuestra autonomía para fijar reglas y estándares", ha advertido al respecto.
Barnier ha insistido en que un país tercero no tendrá "las mismas facilidades ni los mismos derechos" que un Estado miembro y ha recalcado que ha sido "su elección, no la nuestra (de la UE)". Las relaciones comerciales "nunca serán tan fluidas" con un país extracomunitario que con un miembro de la UE, ha recalcado.