Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La salud de Barghuti empeora en el octavo día de la huelga de hambre indefinida de presos palestinos

El histórico líder palestino y del Movimiento Al Fatá Marwan Barghuti ha sufrido un deterioro notable de su salud tras ocho días en huelga de hambre indefinida para exigir mejoras en las condiciones de encarcelamiento en las prisiones israelíes.
El preso padece una caída importante de la presión sanguínea y los niveles de azúcar, ha explicado el presidente del Comité de Asuntos de los Presos, Issa Qaraqe, según recoge la agencia de noticias palestina Maan.
Barghuti, encerrado en la cárcel de Al Yalama, en el norte de Israel, ha rechazado además el suministro de medicamentos por parte del Servicio de Prisiones de Israel, según han informado en un comunicado conjunto el Comité de Presos Palestinos y la Asociación de Presos Palestinos.
Los servicios penitenciarios pidieron a otro preso, Nasser Abú Hmeid, que intentara convencer a Barghuti de que aceptara la medicina, pero Abú Hmeid se negó, por lo que fue trasladado a la prisión de Eshel como castigo.
Más de 1.500 palestinos presos en Israel iniciaron una huelga de hambre indefinida el pasado 17 de abril para protestar contra los maltratos, la detención administrativa indefinida y las negligencias médicas que atribuyen a las autoridades israelíes.
Este lunes se han unido a la huelga 40 palestinos presos en la cárcel israelí de Megiddo y otros 20 de la cárcel israelí de Ramon, con lo que ya serían al menos 1.580 los huelguistas. Sin embargo, las autoridades israelíes estiman que son unos 1.200.
Las autoridades israelíes han respondido a la huelga de hambre con aislamiento de presos, confiscaciones de bienes, suspensión de las visitas de familiares y vetos a las reuniones con abogados.