Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama quiere poner fin a las terapias de 'conversión' para gays y transgénero

Barack ObamaEFE

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, hará un llamamiento esta semana para poner fin a las conocidas como terapias de 'conversión' o 'reparativas' para jóvenes homosexuales o transgénero, que son apoyadas en el país norteamericano por algunas organizaciones conservadoras.

Funcionarios de la Casa Blanca habrían avanzado que el mandatario estadounidense pedirá que se acabe con estas terapias psiquiátricas dirigidas a "reparar" a jóvenes gays, lesbianas y transexuales. De esta forma, Obama responde a una petición realizada en honor a Leelah Alcorn en la web de la Presidencia que ha recibido más de 120.000 firmas en tres meses, tal y como informa el diario 'The New York Times'.
Alcorn --nacida como Joshua Ryan Alcorn-- fue una chica transexual estadounidense de 17 años de edad cuyo suicidio el pasado mes de diciembre atrajo la atención internacional. En su nota de suicidio denunció que "los terapeutas religiosos" habían tratado de convertirla de nuevo en un niño.
"Compartimos la preocupación por sus efectos potencialmente devastadores en la vida de las personas del colectivo LGTB" señala el comunicado, escrito por Valerie Jarrett, una asesora de alto rango de Obama. "Como parte de nuestro compromiso con la protección de la juventud de América, este gobierno apoya los esfuerzos para prohibir el uso de la terapia de conversión para los menores de edad", añade el texto.
De esta forma, Obama no exigirá explícitamente una ley federal que prohíba el uso de terapias de este tipo, aunque iniciará conversaciones con legisladores de ambos partidos, tal y como han explicado al citado periódico funcionarios de la Casa Blanca. En cambio, sí mostrará su apoyo a todos aquellos esfuerzos para prohibir la práctica en el ámbito estatal.