Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los retos de Barack Obama

Los Obama ya están en Washington, el presidente vuelve a la Casa Blanca para afrontar retos importantes, cumplir sus promesas y dar la razón a los más de 60 millones de estadounidenses que han depositado su confianza en él. Obama comienza su segundo mandato recuperando el tono de hace cuatro años, “no importa raza, orientación sexual o quien seas. Si estás dispuesto a luchar por ello, puedes conseguirlo en América”, dijo durante su apasionado y esperanzador discurso tras ser reelegido.

Barack Obama es el primer demócrata desde Roosevelt que logra la reelección con más del 50% de votos, lo que le ofrece cuatro años más para cumplir con las promesas que le han llevado a su segundo mandato. El presidente pidió tiempo para que sus planes den fruto y apeló a la fuerza de la clase media, ahora le toca cumplir con el proyecto económico continuista que prácticamente monopolizó su campaña.
El presidente se presentó a la relección con un programa electoral de marcado cariz económico, motivado por el impacto de la mayor crisis económica de la historia del país y estructurado en torno a cuatro puntos básicos: mejorar la educación, desarrollar la producción energética y manufacturera, aumentar los impuestos a los más ricos para reducir el déficit, y dar el carpetazo definitivo al derroche económico de la guerra en Afganistán.
“Abismo fiscal”
La preocupación inmediata del demócrata es el "abismo fiscal", una mezcla de aumentos de impuestos y recortes de gastos que podrían aplastar la recuperación económica de Estados Unidos si no se logra un acuerdo presupuestario para fin de año.
Obama prometió la creación de un millón de trabajos en manufactura para 2016 y recalcó los 31 meses consecutivos de crecimiento laboral en el sector privado, y cumplirlo será uno de sus principales retos.
Desafíos internacionales
Además, también afronta desafíos internacionales, como la disputa nuclear de Occidente con Irán, la guerra civil en Siria, la retirada de Afganistán, y una China cada vez más enérgica.
La reforma migratoria y la de la sanidad completan los objetivos que Obama ha de cumplir durante los próximos cuatro años.