Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama da la primera autorización para que una empresa de EEUU opere en Cuba

Página web de Cleber LLCCleber LLC

El Gobierno de Barack Obama ha dado su primera autorización a una empresa estadounidense para que haga negocios en Cuba, un gran paso en el contexto de normalización de las relaciones bilaterales hacia el que avanzan ambos países.

El Departamento del Tesoro ha notificado a Cleber LLC, una empresa de Alabama que fabrica tractores para pequeñas explotaciones agrarias, que habra una sucursal en La Habana, según ha informado el diario norteamericano 'USA Today'.
"Ser el primero es genial", ha dicho Saul Berenthal, cofundador de Cleber LLC junto a Horace Clemmons. "Pero seguro que no seremos los únicos. Esperamos y confiamos en que nos sigan muchos otros", ha augurado.
Berenthal ha explicado que el acuerdo es vender anualmente a partir de 2017 unos 1.000 tractores, bautizados como 'Oggún' por el espíritu del metal en la santería cubana. Las piezas se harán en la fábrica de Paint Rock, en Alabama, y el ensamblaje se hará en Puerto Mariel, en La Habana.
"Cuba no quiere solamente importar, quiere producir", ha contado. "Una de las cosas que favorece la ley económica cubana es que traigamos no solo tecnología y trabajo, sino también habilidades de gestión", ha desarrollado.
Los 'Oggún' son ideales para el campo cubano porque están diseñados específicamente para pequeñas explotaciones agrarias, que representan el 70 por ciento de las tierras en la isla caribeña, si bien también se venderán a otros países latinoamericanos.
La autorización del Departamento del Tesoro ha sido posible gracias a las medidas que ha adoptado Obama para burlar, en lo que sea posible, el embargo comercial, económico y financiero impuesto por Estados Unidos a Cuba en la década de 1960.
Washington y La Habana comenzaron el 17 de diciembre de 2014 un diálogo histórico para poner fin a más de medio siglo de enfrentamiento ideológico. Hasta ahora, ha permitido restablecer los vínculos diplomáticos con la reapertura de embajadas.