Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama y Castro sellan el deshielo de las relaciones con un encuentro histórico

Hasta con la cabeza saluda Castro. Este momento histórico marca una nueva era. Es un gesto de respeto que deja clara la buena sintonía.  Estamos en condiciones de avanzar en el camino hacia el futuro", asegura Barack Obama.  "Pensamos lo mismo, estamos dispuestos a discutirlo todo", añade el presidente cubano. El sábado lo hicieron durante más de una hora en la primera reunión de presidentes en casi seis décadas. En las últimas veinticuatro horas, Obama y Castro se han estrechado la mano tres veces; gestos cargados de simbolismo que sellan el inicio del deshielo de las relaciones anunciado hace cuatro meses. "Lo más inmediato es restablecer las relaciones diplomáticas y reabrir las embajadas", apunta el mandatario norteamericano. Queda pendiente sacar a Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo, una decisión que Obama sigue estudiando y que llegará en los próximos días. Según el líder cubano, con paciencia, pueden ponerse de acuerdo. Un espíritu de cooperación que Obama saluda al volver a casa, tras dejar, un poco más lejos, la Guerra Fría en América Latina.