Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Maduro advierte a Obama de su legado de "desprecio y silencio" con Venezuela

Maduro advierte a Obama de su legado de "desprecio y silencio" con VenezuelaReuters

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha advertido al presidente estadounidense, Barack Obama, que por el momento el legado que deja en lo que respecta a las relaciones con Venezuela es de "desprecio y silencio" y ha exigido la derogación del decreto que clasifica a Venezuela como "amenaza" para Estados Unidos.

"Está dejando un legado de decreto, desprecio y silencio", ha afirmado Maduro durante su intervención en la sesión plenaria de la Cumbre de las Américas que se celebra este fin de semana en la Ciudad de Panamá. Incluso calificó el decreto de "grave agresión". "Presidente Obama, ha cometido una agresión. Lo tengo que decir, no me puedo callar", ha argumentado.
"Es un decreto irracional, desproporcionado (...). Solo una declaración del presidente Obama, por valiente que sea, no es suficiente", ha afirmado en referencia a las palabras del mandatario estadounidense en las que reconocía que Venezuela no es una amenaza militar.
Como solución, ha planteado la apertura de un diálogo. "Yo le propongo, como hice con el enviado de los Estados Unidos, Tomás Chano. "Conversé con él tres horas y le dije lo que yo creo: estoy dispuesto a hablar con Obama cuando el quiera, con respeto y sinceridad", ha apuntado.
Sin embargo, Maduro ha recordado que durante los dos últimos años le ha mandado a Obama mensajes públicos y privados que "nunca me ha contestado". Además, ha resaltado que el nuevo embajador venezolano en Washington lleva trece meses sin obtener el beneplácito. "¿Cuántos meses más tiene que esperar y que sea cierta la palabra de que quiere buenas relaciones con Venezuela?", se ha preguntado.
"Este decreto es muy peligroso. No es solamente la sanción de siete funcionarios, que ya sería suficiente. Son venezolanos honorables. Todo lo que dicen de ellos es falso. Este decreto se mete en la vida interna de Venezuela", ha denunciado. "Yo me encabrono --en Venezuela no es mala palabra como es en otros sitios--. Yo no hablo de ningún país", ha argumentado.
Maduro ha añadido que él no es antiestadounidense, y ha reivindicado la música de Eric Clapton o Jimi Hendrix, de los que se declaró admirador. "No somos antiestadounidense, ni lo eran Bolívar ni Chávez, somos antiimperialistas", ha indicado.
En cualquier caso, Maduro ha reconocido que "Obama no es George W. Bush", a quien acusó de apoyar el golpe de Estado fallido de 2002 en su país. "Sería una incongruencia", ha apostillado.
Como resumen, Maduro ha planteado cuatro puntos para impulsar una mejora de las relaciones con Estados Unidos: reconocimiento de la independencia y soberanía de Venezuela y la revolución bolivariana y socialista, derogación del decreto por la vía diplomática y política que se encuentre, desmontaje de la "maquinaria de guerra psicológica, política que tienen montada en la Embajada de Estados Unidos en Venezuela" y impulso de las medidas legales para detener la "conspiración" que se desarrolla en el propio territorio de Estados Unidos, en Miami, Nueva York, contra el Gobierno venezolano.