Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El adiós del primer presidente negro

Barack Obama se va haciendo balance de sus ocho años en la Casa Blanca, en Chicago, la ciudad que le vio nacer como político. Hasta allí ha viajado por última vez en el air force one, junto a su familia y el vicepresidente Biden. Ha pedido a sus más fieles seguidores que sigan creyendo en que 'Sí se pueden hacer las cosas', el lema que le llevó al despacho oval. Obama ha sido ovacionado cuando se ha referido a los logros de su gobierno: creación de empleo, restablecimiento de relaciones con Cuba, acabar con el cerebro del 11S, dar cobertura sanitaria a 20 millones de ciudadanos. Obama ha asegurado que todo eso "lo habéis hecho vosotros con el cambio". Especialmente emotivo su agradecimiento a su esposa: "Me has hecho sentir orgulloso y que este país se sienta orgulloso". Y también a su vicepresidente, Joe Biden, de quien ha dicho es un gran amigo. A su sucesor, sin nombrarle le recomienda que en vez de hablar con extraños a través de las redes, lo haga en persona. Para el recuerdo ha dejado sus lágrimas y las de su familia, en el que ha sido el adiós del primer presidente negro en la historia del país.