Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Obama dice que la lucha contra el EI está lejos de ser una Tercera Guerra Mundial

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha afirmado durante su último discurso sobre el Estado de la Unión que la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico está lejos de ser una Tercera Guerra Mundial. "Mientras nos centramos en destruir al Estado Islámico, las afirmaciones exageradas de que esto es la Tercera Guerra Mundial juegan a su favor", ha indicado el mandatario ante el Congreso.

"Masas de combatientes en camionetas y almas malévolas planeando en apartamentos o garajes suponen una gran amenaza para los civiles y deben ser detenidos, pero no amenazan nuestra existencia como nación", ha valorado.
Así, ha manifestado que "esa es la historia que el Estado Islámico quiere contar, es el tipo de propaganda que utiliza para reclutar". "No necesitamos agrandarles para demostrar que somos sirios, no necesitamos alejar a aliados vitales en esta guerra repitiendo la mentira de que el Estado Islámico representa a una de las principales religiones del mundo", ha agregado.
Por ello, Obama ha recalcado que "es necesario llamarles lo que son: asesinos y fanáticos que deben ser expulsados, capturados y destruidos", explicando que "hoy en día, unos pocos terroristas que no dan valor a la vida, ni siquiera a la suya, pueden causar mucho daño".
El mandatario ha argüido además que "desde hace más de un año, Estados Unidos ha encabezado una coalición de más de 60 países para cortar la financiación del Estado Islámico, acabar con sus complots y detener el flujo de combatientes, aplastando su ideología maligna".
"Con cerca de 100.000 bombardeos, estamos acabando con sus líderes, su petróleo, sus campos de entrenamiento y sus armas. Estamos entrenando, armando y apoyando a fuerzas que recuperan rápidamente territorio en Irak y Siria", ha añadido.
"Si se duda del compromiso de Estados Unidos, o del mío, a la hora de ver cómo se hace justicia, preguntad a Osama bin Laden. Preguntad al líder de Al Qaeda en Yemen, muerto el año pasado, o al responsable de los ataques en Benghazi, que está en una celda", ha defendido.
Obama ha advertido de que "si alguien va a por estadounidenses, se irá a por ellos". "Puede llevar tiempo, pero tenemos una memoria larga, y nuestro alcance no tiene límites".
INESTABILIDAD A NIVEL GLOBAL
Sin embargo, el presidente estadounidense ha concedido que "incluso sin el Estado Islámico, la inestabilidad continuará durante décadas en muchas partes del mundo, entre ellas Oriente Próximo, Afganistán, Pakistán, América Central, África y Asia".
"Algunos de estos lugares se han convertido en lugares seguros para redes terroristas, otros son víctima de conflictos étnicos y hambrunas, alimentando la próxima oleada de refugiados", ha señalado.
"El mundo nos mirará para resolver esos problemas, y nuestra respuesta debe ser algo más que palabras duras o llamamientos a favor de bombardear a civiles", ha defendido.
En este sentido, Obama ha resaltado que "no se puede intentar asumir y reconstruir cualquier país que cae en una crisis". "Eso no es liderazgo, es una receta para el caos, el derramamiento de sangre estadounidense y la pérdida de dinero que nos debilitará", ha dicho.
Por ello, ha defendido "una postura más inteligente, una estrategia disciplinada que use todos los elementos del poder nacional". "Estados Unidos siempre actuará, solo si es necesario, para proteger a su población y a sus aliados, pero en asuntos de interés global, movilizaremos al mundo con nosotros y nos aseguraremos de que otros países asumen su parte (de responsabilidad)", ha añadido.
En esta línea ha recordado las sanciones y la vía diplomática utilizada para solucionar el problema con el programa nuclear iraní, resaltando que gracias a esta postura "el mundo ha evitado otra guerra".
"Así es como evitamos que se expandiera el ébola en África Occidental (...) Así forjamos en Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica para abrir mercados, proteger a los trabajadores y el medio ambiente y mejorar el liderazgo estadounidense en Asia", ha enumerado.
"Sé que es un momento peligroso, pero no porque haya disminuido la fuerza de Estados Unidos o por una superpotencia en auge. Estados Unidos es el país más poderoso del mundo. Punto. No hay debate. Gastamos en nuestro Ejército más que los siguientes ocho países juntos", ha recordado.
FIN DEL EMBARGO A CUBA
En el marco de su discurso, Obama ha vuelto a abogar por el fin del embargo a Cuba, argumentando que "50 años de aislamiento a Cuba han fracasado a la hora de promover la democracia".
"Por eso restauramos las relaciones diplomáticas (con Cuba), abrimos la puerta a los viajes y el comercio, y nos posicionamos para mejorar la vida de los cubanos", ha explicado.
"¿Queréis consolidar nuestro liderazgo y credibilidad en el hemisferio? Reconoces que la Guerra Fría ha terminado. Levantad el embargo", ha reclamado desde el Congreso.
CAMBIO CLIMÁTICO
Por último, Obama ha aprovechado para defender la postura de su Gobierno ante el cambio climático, afirmando que aquellos que siguen negándolo "se van a ver muy solos, ya que tendrán que debatir con el Ejército, la mayoría de los líderes empresariales, la mayoría de la población y la práctica totalidad de la comunidad científica".
"Estamos dando pasos para dar a los dueños de casas la libertad de generar y almacenar su propia energía. Asimismo, hemos reducido la importación de petróleo extranjero en casi un 60 por ciento, recortando la contaminación por carbono más que ningún otro país", ha destacado.
"Tenemos que acelerar la transición para alejarnos de la energía sucia. En lugar de dar subsidios al pasado, debemos invertir en el futuro", ha manifestado, adelantando que impulsará "cambios en la forma en la que se manejan los recursos petroleros y de carbón".
El mandatario ha reconocido que "nada de todo esto pasará de la noche a la mañana", recordando que "existen múltiples intereses que quieren proteger el statu quo".
"Sin embargo, los trabajos que crearemos, el dinero que ahorraremos y el planeta que preservaremos, es el tipo de futuro que queremos para nuestros hijos y nietos", ha remachado.