Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bangladesh anuncia la muerte de cinco milicianos en una nueva operación policial

Un total de cinco milicianos, presuntamente relacionados con el partido islamista Jamaat-e-Islami, han muerto este jueves en una nueva operación policial llevada a cabo por las autoridades de Bangladesh, en esta ocasión en el subdistrito de Godagari (oeste), muy cerca de la frontera con India.
La redada se llevó a cabo desde las 3.00 horas de la madrugada en lo que la Policía ha considerado un refugio de los presuntos milicianos. La Policía pidió en repetidas ocasiones a los milicianos que se rindieran, en vano.
Sobre las 8.00 horas, algunos de ellos salieron de la vivienda y atacaron a puñaladas a un bombero que estaba en ese momento en las inmediaciones echando agua dentro del edificio para tratar de empapar cualquier explosivo que pudiera haber en el interior, según ha informado el diario 'The Daily Star'.
En ese momento, la Policía abrió fuego contra los milicianos, uno de los cuales parecía llevar un chaleco de explosivos. Posteriormente, se confirmó la muerte del bombero, que fue trasladado al Hospital Universitario de Rajshani.
Los residentes de la zona han señalado que los milicianos fallecidos --dos de ellos, mujeres-- estaban implicados con la actividad política de Jamaat-e-Islami.
En el operativo, las autoridades han logrado rescatar a tres personas --una mujer y dos menores de edad--. El jefe de la comisaría de Godagari, Hijbur Alam Munshi, ha confirmado que además han detenido a un número indeterminado de personas.
La operación ha tenido lugar apenas unos días después de que otros dos milicianos se inmolaran durante otra redada en una localidad del distrito de Jhenidah, a unos 160 kilómetros de la capital, Dacca.
La Policía explicó que los fallecidos pertenecían al grupo Jamaat ul Mujahideen Bangladesh (JMB), al que las autoridades atribuyen atentados contra minorías religiosas y extranjeros. Bangladesh es un país mayoritariamente musulmán de unos 160 millones de habitantes.
JMB ha jurado lealtad al Estado Islámico, que reivindicó un atentado perpetrado en julio contra una cafetería de la capital, Dacca, en el que murieron 22 personas, la mayoría extranjeros. Desde entonces las fuerzas de seguridad han matado a unos 70 milicianos.