Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ban se reafirma en promocionar la unidad nacional, manteniéndose al margen de grandes partidos

El exsecretario general de Naciones Unidas Ban Ki Moon ha asegurado este sábado que su objetivo político será promocionar la unidad nacional, después de que el diplomático, que podría postularse a la presidencia de Corea del Sur, fuera cuestionado por sus planteamientos ideológicos por parte de rivales políticos.
Según informa la agencia Yonhap, Ban ha afirmado en un evento con periodistas que el país debe "ir en una dirección que abrace a todos". "Tenemos que salvar nuestro país uniendo fuerzas", ha subrayado.
Estas declaraciones llegan después de que este viernes el exlíder de la oposición Sohn Hak Kyu instara a Ban a definir su línea política. Ambos líderes mantuvieron un encuentro a puerta cerrada este vienres, en el que Sohn urgió a Ban a "permanecer en el lado de la reforma".
Los comentarios de Ban sugieren que con su línea de preservar la unidad nacional no se sumará a ninguna de las grandes coaliciones del país, los liberales y los conservadores.
TERCERA ZONA POLÍTICA
En las últimas semanas, Ban ha propuesto presentar su candidatura a las próximas elecciones del país asiático sin estar afiliado a ninguno de los dos partidos tradicionales, el gubernamental Saenuri, y el Partido Demócrata.
De esta forma, el exsecretario de la ONU busca unirse a la denominada 'tercera zona política', lo que sería un llamamiento a "unir fuerzas con personas que no se encuentran en los dos extremos del espectro político surcoreano".
Según el diplomático estas dos tradicionales opciones se encuentran enzarzadas en una serie de disputas ideológicas que no avanzan por el interés y el bienestar del pueblo surcoreano, escenario en el que no querría situarse de cara a una posible candidatura a las elecciones.