Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ban Ki Moon expresa su "alarma" por las supuestas "atrocidades" contra civiles en Alepo

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, ha expresado este lunes su "alarma" por las informaciones sobre "atrocidades" contra civiles en las últimas horas en la localidad siria de Alepo.
En su comunicado, ha resaltado que la ONU "no puede verificar estas informaciones de forma independiente", pese a lo cual ha trasladado su "gran preocupación" a las "partes relevantes".
"Naciones Unidas subraya la obligación de todas las partes sobre el terreno de proteger a los civiles y ceñirse al Derecho Humanitario", ha agregado, recalcando que "es particularmente responsabilidad del Gobierno sirio y sus aliados".
Horas antes, el asesor humanitario de la ONU para Siria, Jan Egeland, ha responsabilizado al Gobierno de Bashar al Assad y a Rusia, su principal aliado, de "todas las atrocidades" cometidas a partir de ahora en la ciudad de Alepo.
"El Gobierno de Siria y Rusia son responsables de todas las atrocidades que las milicias victoriosas están cometiendo ahora en Alepo", ha escrito el diplomático noruego en su cuenta oficial de la red social Twitter.
Alepo es una ciudad dividida entre el dominio de los rebeldes y el Gobierno que, según ha reconocido recientemente el presidente sirio, es clave para el curso de la guerra, por lo que ambas partes tratan de hacerse con su control total.
El Gobierno ha lanzado una última ofensiva con el apoyo aéreo de Rusia que ha permitido al Ejército hacerse con el control del 95 por ciento de Alepo. Más de 100.000 civiles han huido de la zona oriental, controlada por los rebeldes.
Por su parte, el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, trata de resucitar un proceso de paz estancado desde el pasado febrero. El Gobierno ya ha expresado su disposición a sentarse de nuevo a la mesa de negociaciones.