Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ban Ki Moon lamenta los abusos de 'cascos azules' en la RCA y el cólera en Haití

Condena el ataque a un convoy en Siria: "Cuando pensábamos que no podía ir peor, el nivel de depravación cae aún más bajo"
El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, ha inaugurado el debate de la Asamblea General de la ONU con un discurso en el que ha repasado retos pendientes y en el que ha reconocido la responsabilidad de la organización en los abusos cometidos en República Centroafricana y en la introducción del cólera en Haití.
Ban, que se despide del cargo a finales de este año, ha advertido de que unos 130 millones de personas de todo el mundo necesitan ayuda para sobrevivir y ha lamentado el riesgo que corren "decenas de millones" de niños y jóvenes, "la próxima generación".
La guerra de Siria, los desafíos nucleares de Corea del Norte, el conflicto entre israelíes y palestinos o la crisis de refugiados han aparecido en un discurso en el que Ban también ha reconocido el papel de la ONU en dos asuntos que han "perjudicado la reputación" de la organización y, "peor aún, traumatizado a muchas personas".
Ban se ha referido, en concreto, a los abusos sexuales cometidos por 'cascos azules' en República Centroafricana, unos "actos despreciables" que "han agravado el sufrimiento de poblaciones ya inmersas en un conflicto". "Los protectores no deben convertirse nunca en depredadores", ha apostillado.
Asimismo, también ha reconocido su "pesar" por el "profundo sufrimiento" que ha llevado el cólera a Haití. El país caribeño estaba libre de la enfermedad hasta 2010, cuando efectivos bajo mando de Naciones Unidas infectaron un río y propagaron el virus.
Ban Ki Moon ha reiterado en este punto la "responsabilidad moral" que Naciones Unidas tiene hacia el pueblo haitiano y ha defendido la necesidad de una "nueva estrategia" que permita mejorar las condiciones de vida de estas personas
BOMBARDEO
Siria ha ocupado durante estos últimos años un papel protagónico en los discursos anuales de líderes ante la ONU, habida cuenta de que el país vive inmerso en una cruenta guerra desde mayo de 2011. Como ha hecho en ocasiones anteriores, Ban ha insistido este martes en que no cabe "solución militar" al conflicto.
"Cuando pensábamos que no podía ir peor, el nivel de depravación cae aún más bajo", ha apuntado Ban Ki Moon, en alusión al bombardeo de un convoy de ayuda humanitario. Un ataque que el máximo responsable de la ONU ha calificado de "atroz" y de "aparentemente deliberado".
"Naciones Unidas se ha visto obligada a suspender sus convoyes de ayuda", ha lamentado Ban, que ha descrito como "héroes" a quienes participan en estos repartos. Los responsables de los bombardeos, ha añadido, son "cobardes" y deberían rendir cuenta por los crimenes cometidos.