Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuatro funcionarias de prisión, embarazadas del mismo reo

Cuatro trabajadoras de la prisión de Baltimore, embarazadas de un presoReuters

El centro penitenciario de Baltimore se ha visto envuelto en un escándalo tras ser detenidas trece de sus empleadas por colaborar con la banda The Black Guerilla Family (BGF). Cuatro de ellas se quedaron embarazadas del cabecilla del grupo, Tavon White, y dos llevaban tatuado su nombre.

Según la investigación llevada a cabo por las autoridades federales, las empleadas han sido detenidas por formar parte de una trama de blanqueo de dinero, tráfico de drógas, medicamentos y teléfonos móviles en la cárcel de Baltimore.
En el caso figuran, además de estas mujeres, siete presos entre los que se encuentra White y cinco suministradores que trabajaban con la banda desde los exteriores del centro penitenciario. La BGF ha llegado a controlar la prisión de Baltimore, donde algunos de sus miembros fueron vistos por primera vez en los años 90.
En opinión de la senadora de Maryland Lisa Gladden, el hecho de que en esta cárcel sean mujeres empeora la situación. "Hay muchos casos en los que las mujeres guardias se quedan encantadas con los criminales. Ellos les dicen cumplidos y las mujeres se enamoran", asegura. Sin embargo, Gary D.Maynard, secretario de seguridad y centros correccionales del estado de Maryland, el problema no se halla en el sexo de los trabajadores, pues hay mujeres en muchas todas las cárceles estadounidenses, sino en que hay algunas que están dispuestas a violar la ley sin remordimientos.