Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bahréin denuncia un "acto terrorista" tras el asesinato a tiros de un policía fuera de servicio

Un policía bahreiní fuera de servicio ha muerto este domingo tras ser tiroteado al suroeste de la capital, Manama, en lo que el Ministerio del Interior ha descrito como "un acto terrorista".
En su comunicado, el ministerio ha lamentado el fallecimiento del agente, identificado como Hisham Hasán Mohamed al Hamadi, agregando que el suceso ha tenido lugar en el área de Bilad al Qadim.
"Las pruebas preliminares indican que un acto terrorista se ha saldado con la muerte del oficial, que estaba fuera de servicio", ha indicado la agencia estatal bahreiní de noticias, BNA.
El suceso ha tenido lugar en medio de un incremento de las tensiones en el país durante el último mes, después de la ejecución de tres hombres condenados por crímenes de terrorismo.
Las ejecuciones fueron las primeras en el país desde 2010, y han sido denunciadas internacionalmente debido a las acusaciones de que los condenados, miembros de la comunidad chií, habían sido torturados durante el periodo de detención.
La Fiscalía acusó a los condenados --Sami Mushaima, Abbas al Samea y Alí Abdulshahid al Singace-- de colocar una bomba y atraer a los agentes a la zona generando disturbios en la misma, matando a tres agentes. Entre los muertos figura un coronel de nacionalidad emiratí.
Bahréin, aliado de Estados Unidos y las monarquías del Golfo, ha reprimido violentamente las protestas prodemocráticas registradas en su territorio desde 2011.
En dicho contexto, impuso la Ley de Seguridad Nacional en marzo de 2011, lo que conllevó la entrada de tropas saudíes y emiratíes en el país para aplastar las protestas.
La oposición ha denunciado en reiteradas ocasiones las medidas violentas utilizadas por las fuerzas de seguridad y ha afirmado que han fallecido más de 80 personas desde el inicio de las protestas, la mayoría de ellas por inhalación de gases lacrimógenos y atropellos de vehículos policiales.
Desde el inicio de las manifestaciones, cientos de personas han sido condenadas a penas de cárcel por su presunta pertenencia a organizaciones terroristas, así como por participar en manifestaciones o disturbios.