Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al Baghdadi habría ordenado a sus combatientes que se retiren de las zonas urbanas de Mosul

El líder del grupo yihadista Estado Islámico, Abú Bakr al Baghdadi, habría ordenado a sus combatientes que se retiren de las zonas urbanas de la localidad iraquí de Mosul, según fuentes locales citadas por la cadena de televisión local Al Sumaria.
Según estas informaciones, Al Baghdadi habría reclamado a sus milicianos que "se disfracen y escapen" a zonas montañosas, en lo que supondría un reconocimiento de su derrota en su principal bastión en Irak.
Estas fuentes han descrito las declaraciones del líder de Estado Islámico como "un discurso de despedida", que habría sido difundido a través de altavoces y leído a los combatientes en la zona occidental de Mosul.
Por el momento no hay ninguna confirmación oficial por parte de Estado Islámico o las autoridades iraquíes acerca de la existencia de un mensaje de Al Baghdadi en este sentido.
Estado Islámico controla Mosul desde verano de 2014 y la ha convertido en su principal bastión en Irak. Las fuerzas de seguridad lanzaron una ofensiva en octubre para intentar recuperar la ciudad.
A finales de enero, el Ejército de Irak anunció la toma de todos los barrios de Mosul ubicados al este del río Tigris, si bien los yihadistas siguen controlando la zona occidental de la ciudad.
El primer ministro de Irak, Haider al Abadi, ordenó el 19 de febrero el reinicio de la ofensiva contra los yihadistas en el oeste de la ciudad, pidiendo a sus tropas que "respeten los Derechos Humanos".
Los milicianos yihadistas están prácticamente rodeados en la parte occidental de Mosul, donde aún quedan unos 750.000 civiles tras la toma de la parte oriental de la ciudad el pasado mes de enero tras más de tres meses de combates.
Unos 400.000 civiles podrían tener que huir de sus hogares como consecuencia de los combates en el oeste de Mosul, muy afectado ya por la escasez de alimentos y combustibles, según advirtió el sábado la coordinadora humanitaria de la ONU para Irak, Lise Grande.
En el oeste de Mosul se encuentra el casco histórico con zocos centenarios, edificios oficiales y la mezquita desde la que el líder de Estado Islámico, Abu Bakr al Baghdadi, proclamó el califato en 2014.