Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al Assad dice que la guerra en Siria está en "un punto de inflexión"

Bashar al AssadReuters

El presidente sirio, Bashar al Assad, ha considerado este domingo que la guerra civil en el país está en "un punto de inflexión" debido a las últimas victorias logradas por las fuerzas gubernamentales, según informan los medios estatales.

En un discurso ante estudiantes y personal del departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de Damasco, al Assad ha subrayado que "hay un punto de inflexión en la crisis en Siria en términos de los continuos logros militares (...) por el Ejército y las fuerzas armadas en la guerra contra el terror y (...) en términos de reconciliación nacional", ha afirmado, según informa la agencia estatal SANA.
En los últimos meses, las fuerzas gubernamentales, respaldadas por combatientes del partido-milicia chií libanés Hezbolá, han recuperado zonas controladas por los rebeldes y localidades fronterizas, cortando las rutas de suministro de los rebeldes desde Líbano y garantizando el control de la principal carretera que lleva hacia el norte desde Damasco hacia el centro de Siria, Homs y el Mediterráneo.
El Gobierno también ha pactado treguas localizadas en algunos distritos en Damasco y sus alrededores, poniendo fin al asedio a zonas bajo control rebelde, muchos de los cuales duraron más de un año y provocaron hambruna y muertes.
Al Assad se dispone a optar a un tercer mandato en las elecciones presidenciales que se celebrarán el próximo mes de julio, que las potencias occidentales han tachado de "parodia de democracia".
La semana pasada, un antiguo primer ministro ruso había dicho que Al Assad consideraba que buena parte de los combates habrán terminado para finales de este año. Ese mismo día, el líder de Hezbolá, el jeque Hasan Nasralá, dijo que el presidente ya no se enfrenta a la amenaza de ser derrocado.
La guerra civil, que comenzó como un movimiento de protestas pacífico, ha dejado ya más de 150.000 muertos, provocado que millones de personas tengan que abandonar sus hogares, muchos de ellos buscando refugio en los países vecinos, y ha hecho que el Gobierno perdiera el control de algunas franjas de territorio en el norte y el este, que están en manos de rebeldes islamistas y yihadistas extranjeros.