Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

B'Tselem celebra la cancelación de la reunión y advierte a Netanyahu de que no acepta presiones

La organización de defensa de los Derechos Humanos israelí B'Tselem ha asegurado que no aceptará las presiones del primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, después de que cancelara su reunión con el vicecanciller y ministro de Asuntos Exteriores alemán, Sigmar Gabriel, por haberse reunido con este y otros colectivos.
"Para el primer ministro: la sociedad civil no obedecerá ni va a sucumbir a la presión", ha asegurado el grupo israelí, en un comunicado publicado este martes por la noche.
Netanyahu canceló este lunes en el último momento el encuentro que tenía previsto mantener en Jerusalén con el vicecanciller alemán por sus planes de reunirse con dos organizaciones defensoras de los Derechos Humanos, B'Tselem y Breaking the Silence. Según la prensa israelí, el 'premier' le habría dicho a Gabriel que escogiera entre reunirse con él o con las ONG.
En el comunicado, la B'Tselem ha pedido medidas disciplinarias y ha señalado que la comunidad global tiene que demostrar una "determinación firme" para dejar claro a Netanyahu que debe poner fin a la ocupación israelí de Cisjordania.
Este martes, Netanyahu aseguró que está "dirigiendo las relaciones internacionales de Israel hacia un crecimiento sin precedentes", pero señaló que su política no le permite reunirse con políticos que también se reúnen con grupos que "difaman" a los militares israelíes.
B'Tselem documenta las supuestas violaciones de los Derechos Humanos contra palestinos, mientras que Breaking the Silence publica testimonios críticos de soldados sobre las prácticas del Ejército israelí contra los palestinos.
Tanto Gabriel como Netanyahu han insistido en que las relaciones entre ambas naciones no se han visto afectadas después de que la reunión fuera cancelada.