Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ningún superviviente entre los 224 pasajeros del avión siniestrado en el Sinaí

Los primeros cuerpos sin vida empiezan a llegar a El Cairo. Las labores de rescate son complicadas. Tanto Rusia como Egipto desmienten las informaciones que defienden la hipótesis del atentado. De hecho, el primer ministro de Egipto, Sheirf Ismail, ha advertido de que las primeras investigaciones parecen descartar que el avión ruso siniestrado este sábado en el Sinaí se estrellase por actividades "irregulares", lo que en principio descarta la hipótesis del atentado.  En el siniestro han fallecido 224 personas, 17 de ellos menores.

Fuentes médicas y de seguridad egipcias han confirmado que el siniestro del avión ruso estrellado en el Sinaí no ha dejado supervivientes. A pesar de que los primeros efectivos de rescate escucharon voces dentro de los restos del avión, los servicios médicos no han conseguido hallar a nadie con vida.
A bordo del aparato viajaban 224 personas -217 pasajeros, la práctica totalidad de ellos rusos, tres de ellos ucranianos más 7 tripulantes-, entre ellas 17 niños. El primer ministro de Egipto, Sherif Ismail, ha confirmado que un avión Airbus A-321, se estrelló en la península del Sinaí después de despegar de la localidad egipcia de Sharm el Sheij con destino a San Petersburgo.
El avión, según testigos de la escena, se encuentra fundamentalmente partido en dos secciones y rodeado de cientos de restos más pequeños, y acabado estrellado en la zona de Hasana, una zona montañosa del norte del Sinaí, donde al margen de las dificultades del terreno existe una importante presencia de grupos armados. Ahora mismo se encuentran 45 ambulancias en el lugar.
Putin expresa sus condolencias
El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha expresado ya "sus más profundas condolencias" a las víctimas del siniestro, según un comunicado oficial de prensa del Kremlin. El mandatario, además, ha ordenado a varios Ministerios que se pongan en marcha para ofrecer asistencia inmediata a los familiares de los fallecidos.
El aparato, identificado con el número de vuelo 7K9268, despegó a las 02.31 de la madrugada -hora peninsular española- de la turística localidad egipcia, que se encuentra en el sur de la península del Sinaí y es un punto de destino muy habitual entre los ciudadanos rusos. Los radares perdieron contacto con el aparato 23 minutos después del despegue, cuando se encontraba a unos 31.000 pies de altitud (unos 9.440 metros).
Aunque todavía no existe una explicación oficial sobre el siniestro, fuentes del aeropuerto de Sharm el Sheij han indicado a la agencia rusa que el piloto del aparato solicitó cambiar de rumbo hacia El Cairo poco después de abandonar tierra, posiblemente por problemas técnicos.
El avión, según la información proporcionada por la página web FlightJet, especializada en el seguimiento de aviones comerciales, tenía 18 años de antigüedad.
Sin indicios de ataque
Por otro lado, las primeras pesquisas de las autoridades egipcias han descartado inicialmente que el Airbus haya sido derribado por alguno de los grupos armados que operan en la conflictiva región.