Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Austria decide mañana entre el continuismo o el populismo

En Austria el populismo tiene el viento de cola y puede llevar en volandas al ultraderechista Norbert Hofer a la presidencia del país, en la repetición de las elecciones de hace seis meses, que fueron anuladas por irregularidades en el voto por correo y que él mismo había ganado por treinta mil votos. Las encuestas siguen muy ajustadas pero él es de nuevo el favorito.

La señora Gertrude vuelve a tener miedo porque dice, lo de "Insultar, increpar, hablar mal de los otros, sacar lo peor de la gente" ya lo vivió una vez y eso es, asegura, lo que está haciendo ahora el Partido de la Libertad de Austria y su candidato a la presidencia: Norbert Hofer. 

A sus 89 años, esta superviviente del holocausto recuerda perfectamente cómo con 16 años fue enviada de su Austria natal a Auschwitz, y cómo los nazis mataron aquí a sus padres y a sus hermanos pequeños. Lo recuerda tan bien que ahora ha decidido grabar este vídeo y alertar a los austriacos del peligro de que los ultranacionalistas regresen al poder y ganen las elecciones presidenciales de este domingo en Austria. Su candidato Norbert Hofer pelea por presidir el país con este tipo de argumentos.

Las encuestas apuntan a un empate técnico en una Austria dividida entre el xenófobo Hofer,  y el otro candidato Alexander Van der Bellen, del partido Verde austriaco. Van der Bellen ganó las elecciones en mayo por 31.000 votos, pero Hofer impugnó las votaciones y consiguió que se repitieran los comicios, logrando ahora una segunda oportunidad En Austria el presidente no tiene grandes atribuciones, más allá de nombrar ministros y convocarelecciones parlamentarias, pero la victoria de Hofer tendría una gran carga simbólica ya que por primera vez, desde la segunda guerra mundial,un candidato ultranacionalista presidiría un país de la Unión Europea; Un club donde los partidos xenófobos y euroescépticos ganan terreno, para terror de muchos, no solo de la señora Gertrude.