Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aumentan a 17 los muertos en el doble atentado de Teherán

Un total de 17 personas murieron y otras 52 resultaron heridas en el doble atentado perpetrado este miércoles por el grupo terrorista Estado Islámico contra el Parlamento iraní y el Mausoleo del Imán Jomeini, según el último balance ofrecido este jueves por el Ministerio de Inteligencia iraní. Entre los fallecidos hay al menos tres mujeres.
Por otra parte, el Ministerio ha revelado la identidad de los cinco autores del atentado, publicando fotos de sus cuerpos ensangrentados, si bien solo ha ofrecido su nombre de pila y no su apellido "por consideraciones de seguridad" hacia sus familias, informa la agencia oficial IRNA.
"Estos terroristas estaban afiliados con grupos wahabíes y 'takfiri' que se unieron al grupo terrorista Estado Islámico en el extranjero y estuvieron implicados en sus crímenes en Mosul (Irak) y en Raqqa (Siria", ha indicado el Ministerio en un comunicado.
Según ha precisado, viajaron a Irán en 2016 bajo el mando de Abú Ayeshe, a quien define como uno de los principales comandantes de Estado Islámico, con el fin de llevar a cabo ataques contra "las ciudades sagradas" pero "tras la aniquilación de la red y la muerte de personas claves, incluido Ayeshe, escaparon del país".
El miércoles por la mañana, cuatro de los terroristas vestidos de mujeres y armado con fusiles AK-47, granadas de mano y chalecos explosivos entraron en el Parlamento tras matar a guardias de seguridad y otras personas antes de retener a varias como rehenes en los pisos superiores del edificio. Tras varias horas, fueron abatidos por las fuerzas de seguridad.
Por otra parte, otro de los terroristas se inmoló en el mausoleo del Imán Jomeini. Además, las fuerzas de seguridad consiguieron detener a una mujer que formaba parte del grupo. Según el presidente de la comisión de Seguridad Nacional del Parlamento, Alaeddin Boroujerdi, la mujer era originaria del sur del país mientras que el resto de terroristas procedían del oeste. Esta no tenía ningún parentesco con los hombres sino que su cometido era simplemente ofrecerles "servicios sexuales", según Boroujerdi, citado por la agencia Mehr.