Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aumentan a cuatro los muertos en los enfrentamientos en el campamento de refugiados palestinos de Ain al Hilweh

Una cuarta persona ha muerto este jueves en la segunda jornada de enfrentamientos en el campamento de refugiados palestinos de Ain al Hilweh, ubicado cerca de la localidad libanesa de Sidón (sur).
Los enfrentamientos registrados a primera hora de este jueves se han saldado además con un número indeterminado de heridos, según ha informado la agencia estatal libanesa de noticias, NNA.
Los combates, protagonizados por el Movimiento Al Fatá y el grupo islamista Jund al Sham, han llegado a un alto durante la tarde, después de que se alcanzara un alto el fuego.
La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA) ha condenado la violencia, resaltando que los enfrentamientos "han evitado nuevamente que los niños acudieran a la escuela, así como la actividad de los servicios sanitarios".
Por ello, anunció "la suspensión de todas las operaciones en el campamento hasta próximo aviso", tal y como ha recogido el diario local 'An Nahar'.
Según una convención existente, el Ejército libanés no puede entrar en ninguno de los doce campamentos palestinos que hay en el país, dejando la seguridad de los mismos en manos de las facciones palestinas.
El campamento de Ain el Hilweh es conocido por la existencia de fugitivos y extremistas en su interior, que se acogen a la imposibilidad de ser detenidos en el mismo por las autoridades libanesas.
En el campamento están inscritos más de 54.000 refugiados palestinos, a los que se han unido varios miles más que han huido del conflicto armado en Siria.
En Líbano, un total de 450.000 palestinos están registrados con la UNRWA, la mayoría de los cuales residen en los doce campamentos del país.