Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Conmoción en la Villa de los Juegos Europeos de Bakú

La Villa de los Juegos Europeos de Bakú no se sobrepone tras el accidente que ocurrió el pasado jueves. Un autobús, que circulaba a gran velocidad, se llevó por delante a tres nadadoras. Las tres jóvenes, todas de 15 años, estaban caminando por la carretera cuando el autobús las embistió.

El autobús atropelló a un grupo de atletas a gran velocidad, dejando a una de ellas en estado de coma con múltiples fracturas. El autobús se desvió alrededor de una rotonda antes de chocar de frente con las chicas.

La Policía ha puesto en marcha una investigación a raíz del incidente en el que el vehículo chocó con las tres nadadoras, que estaban compitiendo en los Juegos Europeos.
La nadadora que se llevó la peor parte, Vanessa Sahinovic, sufrió múltiples fracturas y lesiones en la columna y fue trasladada en avión a casa a Viena para un tratamiento de emergencia. Su compañera de equipo, Luna Pajer, sufrió una fractura en el brazo y también fue trasladada en avión de regreso a Austria para el tratamiento. La adolescente restante, Verena Breit, recibió tratamiento en Bakú y regresó al equipo.
Alrededor de 6.000 atletas, entre ellos 160 de Gran Bretaña, se encuentran en la ciudad para los Juegos Europeos.