Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Atacados una trabajadora de un diario local de Jalisco y su hijo

Sonia Córdova, subdirectora comercial de 'El Costeño', una revista del municipio jalisqueño de Autlán de Navarro, y su hijo, Jonathan Rodríguez, han sido atacados por hombres armados cuando circulaban con su vehículo por dicha localidad, lo que ha provocado la muerte del joven y que la mujer resultara herida, según ha informado la Fiscalía estatal.
El suceso tuvo lugar el lunes por la tarde (hora local), cuando hombres armados rodearon con sus coches a Córdova y Rodríguez y abrieron fuego contra ellos en el centro de Autlán de Navarro, de acuerdo con los medios de comunicación mexicanos.
El Ministerio Público de Jalisco ha indicado en Twitter que Rodríguez, de 26 años, murió en el acto, mientras que su madre resultó herida de gravedad y fue trasladada a un hospital cercano para recibir atención médica. Sin embargo, algunos medios afirman que Córdova también ha fallecido.
Córdova, de 48 años, era la mujer del dueño de 'El Costeño', Héctor Rodríguez. Las autoridades investigan si el ataque iba dirigido contra ella o contra el joven, ya que este último trabajaba para el semanario local informando sobre crímenes y ha había sido secuestrado dos veces.
Fuentes citadas por la prensa mexicana han atribuido el ataque a sicarios del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), que opera en la zona, pero este extremo no ha sido confirmado.
La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) de México ha condenado "enérgicamente" este ataque y ha reclamado "una inmediata investigación profesional y efectiva del caso, que contemple la línea del ejercicio periodístico y que lleve ante las autoridades de procuración y administración de justicia a los autores de este cobarde e incalificable crimen".
La CNDH ha recalcado que, "mientras persistan homicidios y desapariciones de informadores y atentados contra medios de comunicación, México no podrá transitar y consolidarse como democracia robusta, pues existirán zonas de silencio y miedo donde, como consecuencia de la impunidad y falta de protección real y efectiva a sus tareas, prefieran sesgar o censurar sus investigaciones y noticias para no exponerse a mayores riesgos".
"El incremento en las agresiones contra periodistas y medios de comunicación en el país, y la impunidad del 90 por ciento en esos casos afectan el ejercicio pleno de la libertad de expresión y la consolidación democrática de México, lo que limita a la sociedad disponer de información necesaria para su toma de decisiones", ha subrayado.
SEIS MUERTOS EN 2017
El suceso se ha producido horas después de que Javier Valdez Cárdenas, un destacado periodista, fuera asesinado en la ciudad de Culiacán, en Sinaloa. Valdez, corresponsal del periódico 'La Jornada', del semanario estatal 'Riodoce' y de la Agencia France-Presse (AFP), era conocido por sus trabajos sobre narcotráfico y violencia.
El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, ha condenado el "homicidio" de Valdez y ha dado instrucciones a los organismos pertinentes para investigar "este indignante crimen". "Mis condolencias a sus familiares y compañeros", ha escrito en Twitter.
Con estas dos muertes, ya son seis los periodistas asesinados en México en lo que va de año. De acuerdo con cifras de la CNDH, más de 120 profesionales de la información han sido víctimas de ataques selectivos desde el año 2000, lo que convierten al país en uno de los más peligrosos del mundo para el ejercicio periodístico.