Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al Assad ve a Trump como su posible "aliado natural"

El presidente de Siria, Bashar al Assad, ha asegurado que el futuro mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, puede ser su "aliado natural" si "actúa realmente" contra el terrorismo, en una crítica a las políticas de la actual Administración norteamericana.
Al Assad ha recordado que, durante la campaña electoral, Trump fue "claro" en lo referente a la lucha contra el terrorismo y a la "no intervención" en países extranjeros para "deponer gobiernos". Espera que siga la misma línea a partir del 20 de enero, cuando tome posesión.
"Si Trump es capaz de superar todos los obstáculos y actuar realmente contra el terrorismo, creo que puede ser nuestro aliado natural", ha afirmado el dirigente sirio durante una entrevista con la televisión rusa en la que ha situado en el mismo plano la visión de Moscú y Damasco en relación al magnate neoyorquino.
Al Assad ha recriminado al Gobierno de Barack Obama que siga hablando de "oposición moderada" y colaborando con ciertos grupos a pesar de que se habría demostrado que todas estas facciones "son extremistas" y tienen "ideología terroristas". Así, ha dicho que combatientes que en su día pertenecieron a Estado Islámico o el Frente al Nusra se han limitado a "afeitarse la barba, vestir de otra forma y adquirir un nombre moderado".
También ha asegurado que las fuerzas norteamericanas han llegado a bombardear al Ejército sirio en lugar de a Estado Islámico, lo que le ha valido el calificativo de "traidoras". Además, ha cuestionado la supuesta implicación de la coalición internacional en zonas como Raqqa, considerada la capital del autoproclamado califato.
Desde Raqqa y Deir al Zor habrían llegado los milicianos que lanzaron la semana pasada una inesperada ofensiva para tratar de recuperar la histórica ciudad de Palmira, liberada en marzo por las fuerzas sirias y rusas. "A lo mejor los estadounidenses lo sabían pero hicieron oídos sordos y dejaron que se iniciara la operación", ha sugerido Al Assad.
El presidente, sin embargo, ha defendido la capacidad de su Ejército para contener las amenazas: "Al igual que liberamos Palmira en el pasado, lo haremos de nuevo". En su opinión, el "objetivo real" de la ofensiva de Estado Islámico va más allá de Palmira y entronca con Alepo, donde las fuerzas del régimen han reducido al mínimo las zonas bajo control rebelde.
"Liberar Alepo no termina con la propia liberación de la ciudad", ha advertido Al Assad, que ha citado la ofensiva sobre esta ciudad como la "prioridad" actual.