Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al Assad afirma que el Ejército "está en el camino de la victoria" tras la toma de Alepo

Al AssadReuters

El presidente de Siria, Bashar al Assad, ha afirmado que el Ejército "está en el camino de la victoria" tras la toma en diciembre de la zona oriental de Alepo, en manos de los rebeldes desde 2012. En una entrevista concedida a la cadena francesa RTL, el mandatario sirio ha sostenido que "una victoria será cuando sean eliminados todos los terroristas", agregando que "se trata de un momento crítico en esta guerra".

"Nunca he querido hablar, en la historia de una guerra buena. Todas las guerras son malas", ha dicho, según un extracto publicado este domingo por la cadena, que publicará la totalidad de la entrevista este lunes.
En la misma, Al Assad ha defendido los bombardeos en el este de Alepo, recalcando que son necesarios para luchar contra el terrorismo.
"La cuestión es saber liberar a los civiles de los terroristas en estos barrios. ¿Es mejor dejarles bajo su poder, con las decapitaciones y las ejecuciones? ¿Es ese el papel del Estado?", se ha preguntado.
"Hace falta liberarlos, y es quizá el precio a pagar, pero, al fin, la gente es libre de los terroristas. Eso es lo que hemos hecho", ha remachado el presidente sirio.
Durante la jornada, Al Assad ha expresado su confianza en que las negociaciones de paz para el conflicto sirio que comenzarán a finales de mes en Astaná (Kazajistán) arrojarán un mejor resultado que las de su predecesora en Ginebra al ser más representativas, según ha trasladado la delegación francesa que se ha reunido con el dirigente.
El encuentro forma parte de un plan de paz impulsado por Turquía y Rusia y de cuyas negociaciones ha quedado al margen Estados Unidos. Sin embargo, el Gobierno de Barack Obama ha dado su visto bueno si sirve para interrumpir los combates y permitir el envío de ayuda humanitaria.
"Estamos alentando el encuentro de Astaná. Esperamos que pueda suponer un paso adelante", ha dicho John Kerry durante su última rueda de prensa como jefe de la diplomacia norteamericana.
El objetivo, en su opinión, debería ser llevar a Gobierno y rebeldes a Ginebra, donde la ONU aspira a celebrar en febrero una nueva ronda de conversaciones.
Kerry ha advertido de que el alto el fuego que entró en vigor el 30 de noviembre no ha interrumpido por completo los ataques. "Los combates continúan y el régimen de Al Assad parece estar jugando la misma carta que ya jugó antes", ha apuntado, en relación a otras iniciativas similares que fracasaron.