Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ascienden a 30 los muertos por el triple atentado con coche bomba perpetrado por Estado Islámico en Mosul

El balance de víctimas del triple atentado con coche bomba perpetrado este jueves por el grupo yihadista Estado Islámico en un barrio de la localidad iraquí de Mosul recuperado por las fuerzas de seguridad ha aumentado a 30 muertos y 60 heridos, según han informado fuentes de seguridad citadas por la cadena de televisión kurda Rudaw.
El barrio de Kokjali fue arrebatado a Estado Islámico por las fuerzas de seguridad hace más de dos meses. Los coches bomba han estallado en el principal mercado de la zona.
La ofensiva para recapturar la ciudad de Mosul, el principal bastión de los yihadistas en Irak, comenzó el pasado 17 de octubre.
En las operaciones participan más de 100.000 efectivos pertenecientes al Ejército iraquí, milicias chiíes y peshmerga kurdos. Las fuerzas iraquíes también cuentan con el apoyo aéreo de Estados Unidos.
A pesar de que se estima que no hay más de 5.000 milicianos en el interior de la ciudad, el avance de las tropas iraquíes está siendo lento y difícil, ya que los yihadistas han colocado una gran cantidad de minas antipersona y artefactos explosivos caseros en su retirada de las zonas liberadas, causando la muerte de cientos de civiles y retrasando la ofensiva iraquí.
Este jueves, Naciones Unidas ha denunciado que al menos cuatro trabajadores humanitarios iraquíes y siete civiles han muerto a causa de proyectiles de mortero en las últimas 48 horas mientras trataban de distribuir ayuda humanitaria a la población civil afectada por los combates.
"Los civiles que esperan asistencia humanitaria ya son especialmente vulnerables de por sí y necesitan ayuda. Deberían ser protegidas, no atacadas", ha indicado Lise Grande, la coordinadora humanitaria de Naciones Unidas para Irak.
"Todas las partes en el conflicto tienen una obligación de respetar el Derecho Internacional Humanitario y garantizar que los civiles sobreviven y reciben la ayuda que necesitan", ha añadido, recalcando que "el asesinato de civiles y cooperantes viola todos los principios humanitarios".
Según los últimos datos de la ONU, más de 107.000 personas se han visto obligadas a huir de sus casas a causa de la violencia. Por otra parte, más de 356.000 personas afectadas por la operación militar han recibido asistencia humanitaria.