Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ascienden a 38 los muertos en un ataque de Estado Islámico contra un puesto de las FDS en la provincia de Hasaka

El número de muertos causado por un ataque perpetrado este martes por el grupo yihadista Estado Islámico contra un puesto de control gestionado por las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) en la provincia siria de Hasaka (norte) ha ascendido a 38, entre ellos 23 civiles.
El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, con sede en Londres e informantes en el país árabe, ha detallado que el puesto atacado se encuentra en Rajm al Salibi, cerca de la frontera con Irak y donde hay un campo de refugiados.
El organismo ha indicado que cinco yihadistas se han inmolado cerca del puesto de control, tras lo que otros integrantes de la formación extremista han atacado el lugar, desencadenando un tiroteo.
Asimismo, ha advertido de que el balance de víctimas mortales podría ascender en las próximas horas, ya que el ataque se ha saldado con decenas de heridos, algunos de los cuales se encuentran en estado grave.
Las FDS, una coalición de milicias kurdas y árabes, se han hecho con amplias zonas del norte de Siria que han arrebatado a Estado Islámico en los últimos 18 meses y están inmersas en una campaña para expulsar al grupo yihadista de su capital 'de facto' en el país, Raqqa.
El lunes, las FDS se hicieron con la gran mayoría de la estratégica localidad de Tabqa, situada a 40 kilómetros al oeste de Raqqa, en el cauce del Éufrates.
Los combates han continuado este martes, en un intento de las FDS de capturar los últimos distritos que siguen en manos de los yihadistas, así como una presa cercana --la más grande de Siria--, antes de comenzar su asalto sobre Raqqa.
Las FDS, que comprenden unidades árabes y kurdas --entre ellas las Unidades de Protección Popular (YPG)--, anunciaron el 6 de noviembre el comienzo de las operaciones para la reconquista de Raqqa.
La ofensiva, llamada 'Éufrates Enfurecido', cuenta con la participación de la coalición internacional que encabeza Estados Unidos, encargada de dar cobertura aérea a las FDS.