Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Asciende a 14 el balance de muertos en el atentado de la ciudad filipina de Dávao

Al menos 14 personas han muerto y más de 60 han resultado heridas en el atentado que se ha registrado este viernes por la noche en un mercado nocturno de la ciudad filipina de Dávao, en la isla de Mindanao, según un informe policial entregado al presidente, Rodrigo Duterte.
Tras una reunión a puerta cerrada con las autoridades locales, la Policía ha confirmado que el atentado ha dejado 14 muertos y 67 heridos. El origen de la explosión todavía no se ha logrado determinar.
El vicealcalde de Dávao, Paolo Duterte --hijo del presidente-- ha señalado que todavía no hay "ninguna respuesta definitiva" a la cuestión sobre quién está detrás del ataque, ni tampoco de "qué ha sido lo que ha explotado".
"Es un día muy triste para Dávao y para todo Filipinas", ha señalado, según declaraciones recogidas por ABS-CBN. Por su parte, el presidente ha señalado que si bien la ciudad --de la que él mismo fue alcalde en varias ocasiones-- ha quedado bajo bloqueo, "es segura".
"No hay delincuencia aquí", ha indicado el mandatario, "a excepción del terrorismo", ha añadido.
En el sur de Filipinas operan varios grupos armados musulmanes que se han opuesto al Gobierno central. Abú Sayyaf, que saltó a la primera plana internacional en el año 2000 con el secuestro de 21 turistas y trabajadores de un resort en Malasia, ha sido una de las principales amenazas de Manila los últimos años.
Si bien el Gobierno de Duterte ha iniciado conversaciones para acabar con el conflicto con la guerrilla del Partido Comunista --con quien firmó la semana pasada un alto el fuego indefinido--, no ha logrado ningún avance hacia el fin de la violencia por parte de Abú Sayyaf.
Esta misma semana, el grupo miliciano advirtió al Ejército filipino de que comenzaría una nueva ofensiva de ataques contra el Ejército, después de que la semana pasada matara en diferentes operaciones al menos a una veintena de miembros del grupo en la provincia de Joló.