Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ONU aprueba la integración de Palestina como Estado observador

La Asamblea General de Naciones Unidas ha aprobado elevar el estatus de Palestina en la organización al pasar de entidad observadora a Estado observador no miembro. La iniciativa, presentada por el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, ha logrado el apoyo de 138 de los 193 países que forman parte de la Asamblea. Asimismo, se han registrado nueve votos en contra y ha habido 41 abstenciones. Antes de la votación, el propio Abbas había asegurado que el visto bueno a este "certificado de nacimiento" supone la "última oportunidad" para lograr una solución de dos Estados en Oriente Próximo. Por su parte, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha acusado al líder palestino de utilizar "falsa propaganda y palabras "hostiles".

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, ha defendido ante Naciones Unidas su compromiso con la paz y ha afirmado que la petición para que Palestina sea reconocida como Estado observador de la organización internacional ahonda en esta voluntad. El visto bueno a este "certificado de nacimiento" supone, a juicio del líder palestino, la "última oportunidad" para lograr una solución de dos Estados en Oriente Próximo.
Abbas ha centrado gran parte de su discurso en justificar el compromiso de su pueblo con la paz y el derecho internacional frente a las "agresiones", las "amenazas" y los "horrores" de la "ocupación", términos con los que se ha referido a la actividad israelí.
Abbas ha defendido su iniciativa ante la ONU hasta el punto de que considera que es "la última oportunidad" para lograr una solución de dos Estados en Oriente Próximo. En su discurso ante la Asamblea, ha subrayado que "ha llegado el momento de que el mundo hable claro", toda vez que el tiempo y la paciencia "se están agotando".
"Hoy confirmaremos a nuestro pueblo que no está solo", ha declarado, consciente de que su plan cuenta con los votos suficientes para salir adelante y obtendrá el "certificado de nacimiento" que ha buscado para Palestina desde hace más de un año.
Abbas, que ha reclamado "legitimidad" en la escena internacional, ha querido dar las gracias antes de la votación a todos los países que apoyan el nuevo estatus palestino.
El Gobierno de Israel "no quiere la paz", ha lamentado el líder de Al Fatá, que ha vuelto a plantear las peticiones de un Estado palestino con las fronteras previas a 1967 y que tenga Jerusalén como capital. Hasta que Palestina cuente con su propio Estado, seguirá la "resistencia pacífica", ha advertido.
Asimismo, Abbas ha recordado las últimas "acciones militares" emprendidas por Israel y ha llamado a la comunidad internacional a rechazar su última "agresión" sobre la Franja de Gaza.
Celebraciones en las calles
Los palestinos se han lanzado a la calle esta madrugada para celebrar la votación de la ONU. En Cisjordania, donde la gente se ha reunido en torno a las pantallas gigentes para seguir el proceso en directo, han lanzado fuegos artificiales y disparos al aire.

Cuando se ha conocido el resultado de la votación, cientos de palestinos han salido a las calles en la Franja de Gaza mostrando imágenes de Abbas y haciendo ondear banderas palestinas y las banderas amarillas del movimiento Fatah de Abbas.
Palabras "hostiles"
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha respondido a las palabras de Abbas por escrito, en un comunicado en el que ha acusado al líder palestino de utilizar "falsa propaganda". Netanyahu, en una nota recogida por la agencia Reuters, ha lamentado las palabras "hostiles" de Abbas.
"No son las palabras de un hombre que quiere la paz", ha lamentado el jefe de Gobierno de Israel, que tiene unas elecciones a menos de dos meses vista tras las que, si se cumplen las encuestas, será confirmado en el cargo para otra legislatura.
La respuesta de Israel también ha llegado de boca de su embajador ante la ONU, Ron Prosor, que se ha subido al atril de la Asamblea General inmediatamente después de Abbas y ha repetido que "no hay soluciones para la paz". Los palestinos, "una vez más", han tomado la "decisión equivocada" al acudir a Naciones Unidas para elevar su estatus, ha reprochado.
Prosor ha acusado a Abbas de anteponer el "simbolismo" al "diálogo genuino" con los israelíes, pese a que el Gobierno de Benjamin Netanyahu está abierto a firmar la paz. En este sentido, ha insistido en que el respaldo de la Asamblea General "no va a cambiar la situación sobre el terreno".
El embajador de Israel ha puesto en duda el compromiso del líder palestino con una solución negociada y ha apuntado que, en su alocución, "no ha usado la frase 'dos Estados para dos pueblos'". "Abbas ha pedido al mundo que reconozca un Estado palestino mientras rechaza reconocer un Estado judío", ha lamentado.
Prosor también ha cuestionado la representavidad de Abbas en relación a la población palestina, ya que su gobierno no controla la Franja de Gaza, en poder de Hamás desde el año 2007. "No puedes ni visitar casi la mitad del territorio que dices representar", ha apostillado.