Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fallece una mujer india tras 42 años en coma después de ser violada y estrangulada

Fallece una mujer india tras 42 años en coma después de ser violada y estranguladacuatro.com

Aruna Shanbaug, una mujer india que ha permanecido 42 años en coma tras ser violada y estrangulada, ha fallecido tras varios días sufriendo un cuadro de neumonía, según ha informado el diario 'The Times of India'. La muerte de esta mujer ha abierto el debate sobre la eutanasia después de que el Tribunal Supremo rechazará la petición de su familia de acabar con su vida.

Shanbaug, que trabajaba como enfermera en un hospital de Bombay en el momento del suceso, sufrió graves daños cerebrales y quedó paralítica tras ser violada y agredida en 1973 por un guardia del centro médico.
Su caso ha provocado un acalorado debate en India en torno a la eutanasia, especialmente después de que el Tribunal Supremo rechazara una petición para que se pusiera fin a su vida.
"Mi pequeño pajarillo maltratado ha volado finalmente, y ha dado a India una ley sobre eutanasia pasiva antes de hacerlo", ha dicho a la cadena británica BBC la periodista Pinki Virani, quien escribió un libro sobre la vida de Shanbaug.
La propia Virani fue la encargada de presentar el caso ante el Tribunal Supremo, quien rechazó la petición en 2011. En su argumentación, sostuvo que Shanbaug era "virtualmente una persona muerta".
Sin embargo, las autoridades del hospital en el que trabajaba, y en el que permaneció ingresada desde el suceso y hasta su muerte, aseguraron que Shanbaug "acepta la comida (...) y responde a través de expresiones faciales".
Pese a que el Supremo rechazó la petición de Virani, aceptó relajar algunas restricciones a la eutanasia, afirmando que las técnicas de soporte vital podían ser finalizadas para algunos enfermos terminales en circunstancias excepcionales.