Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arranca el juicio contra casi medio centenar de supuestos líderes de la intentona golpista en Turquía

Un tribunal de Ankara ha iniciado este martes el juicio contra 486 personas acusadas de participar en la intentona golpista perpetrada en julio de 2016, en concreto por su papel en la Base Aérea de Akinci, considera por el Gobierno turco como el centro de mando de la asonada y de la que habrían despegado los aviones que atacaron varias instituciones oficiales.
Del total de acusados, 461 están presos, 18 permanecen en libertad condicional y siete se encuentran prófugos, entre ellos el clérigo Fethulá Gulen, exiliado en Estados Unidos y considerado por las autoridades de Turquía como el 'cerebro' del intento de golpe. El caso también analiza el papel de varios líderes de la organización 'gulenista' y de destacados ex altos cargos de las Fuerzas Armadas como Akin Ozturk, antiguo jefe de la Fuerza Aérea.
Los sospechosos han llegado al tribunal de Sincan --construido expresamente para los juicios por el golpe fallido-- escoltados por agentes de la Gendarmería y entre férreas medidas de seguridad. Los manifestantes reunidos junto a las instalaciones han pedido a gritos la pena de muerte para estos acusados, un castigo que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, se plantea recuperar.
La documentación presentada por la Fiscalía, de más de 6.000 páginas, acusa a estas personas de "violación de la Constitución, intentó de asesinato del presidente, intento de abolir el Gobierno, coordinación una organización terrorista armada, incautación de bases militares, homicidio, intento de homicidio y privación de libertad", según el diario 'Hurriyet'. La Fiscalía pide 330 cadenas perpetuas para los 45 supuestos líderes.
La Justicia turca tiene abiertos varios procesos similares para esclarecer lo ocurrido el 15 de julio de 2016. Desde entonces, las autoridades han detenido a más de 50.000 personas y han apartado de sus puestos a más de 150.000, entre ellas numerosos funcionarios de las principales instituciones de seguridad.