Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Argelia condena el "despreciable ataque terrorista" en Quebec, en el que han muerto dos argelinos

El Gobierno de Argelia ha condenado este lunes el "despreciable atentado terrorista" en una mezquita de la localidad canadiense de Quebec, confirmando que dos de las seis víctimas mortales son de nacionalidad argelina.
"Este vil ataque muestra que los musulmanes han sido nuevamente el objetivo de los terroristas, que no pueden ser asociados con ninguna causa, religión o fe", ha dicho el portavoz del Ministerio de Exteriores, Abdelaziz Benali Cherif.
"A través de este acto han intentado en vano desestabilizar a sociedades y minar su cohesión, diversidad y la coexistencia pacífica de religiones y culturas", ha agregado, en un comunicado a la agencia estatal argelina de noticias, APS.
Así, ha expresado la solidaridad del Gobierno argelino con el Ejecutivo y el pueblo de Canadá, expresando sus condolencias a las familias de las víctimas.
"Reiteramos nuestra firme condena al terrorismo y nuestra condena a la continuación de los esfuerzos para crear las sinergias necesarias a nivel internacional para evitar y erradicar esta plaga", ha remachado Cherif.
Hombres armados irrumpieron en torno a las 22.40 (hora local) del domingo en una mezquita de Quebec y desataron un tiroteo que se saldó con seis personas muertas y otras ocho heridas, cinco de ellas en estado grave, de acuerdo con el último balance.
Las fuerzas de seguridad dieron por controlada la situación tres horas después. "El edificio está asegurado y los ocupantes han sido evacuados. Continúa la investigación", dijo la Policía de Quebec, en un mensaje difundido a través de su cuenta oficial de la red social Twitter.
El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, ha afirmado que se trata de un "atentado terrorista dirigido contra los musulmanes", al tiempo que ha prometido proteger a "todos los canadienses", recalcando la importancia de esta comunidad religiosa.