Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Encarceladas por ayudar a una mujer a huir de los malos tratos de su marido

Wajeha al Huwaider, activista detenida en Arabia SaudíHRW

La ONG Human Rights Watch ha denunciado este martes que un tribunal saudí condenó el pasado 15 de junio a dos activistas saudíes por tratar de ayudar a una mujer a huir del país a causa de los malos tratos de su marido y ha pedido a las autoridades que abandonen "inmediatamente" este caso y dejen de acosar a las saudíes que piden reformas en el país.

Wajeha al Huwaider y Fawzia al Oyouni fueron condenadas a diez meses de cárcel cada una y se les ha prohibido viajar durante dos años, según el comunicado que ha divulgado este martes la organización.
Al Huwaider, miembro de la Comisión Consultiva de Oriente Próximo, ha declarado a HRW que las autoridades las han castigado por las actividades que desde hace diez años llevan a cabo en favor de los derechos de las mujeres. Ambas han asegurado que apelarán sus condenas.
"Las autoridades utilizan los tribunales para transmitir el mensaje de que no tolerarán ningún intento para paliar la triste situación de los derechos de las mujeres en el reino", ha declarado el director de HRW para Oriente Próximo, Joe Stork. "Las autoridades saudíes tienen que abandonar inmediatamente este caso y dejar de acosar a las mujeres saudíes que piden reformas", ha proseguido.
En 2009, Johanne Durocher, la madre de la mujer canadiense que quería huir del país, se puso en contacto con Al Huwaider y Al Oyouni. El objetivo de los mensajes de Durocher era que las activistas ayudasen a su hija, Natalie Morin, quien estaba casada con Saeed al Shahrani, un ex agente de policía saudí con el que vivía junto a sus tres hijos en la provincia de Dammam, en el este.
Durocher les dijo a las activistas que Al Shahr ani abusaba de Morin, la encerraba en casa y no le proporcionaba raciones de comida y agua "adecuadas".
Al Huwaider y Al Oyouni organizaron varios viajes para entregar alimentos y suministros a la mujer, pero que no consiguieron visitarla hasta la tarde del 6 de junio 2011. Una vez allí, ha indicado la organización, la Policía alegó que ambas activistas fueron detenidas en el momento en que estaban en la vivienda para tratar de ayudar a Morin a escapar.
Según el comunicado, la Policía las liberó la medianoche del 7 de junio después de que firmaran una declaración en la que se comprometían a poner fin a toda relación con el caso y cedieran la investigación de los hechos a la Comisión de Derechos Humanos afín al Gobierno nacional y la Embajada de Canadá.
Un año más tarde, las autoridades contactaron con Al Huwaider y Al Oyouni con el objetivo de interrogarlas y de informarlas de que el caso se iba a remitir a los tribunales. Durante los interrogatorios, nadie les preguntó sobre el caso de Morin sino sobre su participación en la campaña 'Women2Drive' y su relación con Manal al Sharif, la mujer que desafió las leyes saudíes en mayo 2011 conduciendo un coche.
"HUIR CON LOS HIJOS Y OPONERSE AL MARIDO"
Los cargos presentados contra las activistas incluyeron "incitar a una mujer a huir con sus hijos" y "tratar de que una mujer se oponga a su marido", ha afirmado la organización. El juicio empezó a finales de 2012 y el pasado 15 de junio se emitió el fallo.
"En vez de perseguir a dos defensoras de los Derechos Humanos por tratar de ayudar a una mujer en apuros, Arabia Saudí debería investigar las denuncias de Morin y defender el derecho de las mujeres a la libertad de movimiento", ha subrayado Stork.
Tal y como ha indicado HRW, en la actualidad, Morin permanece en Arabia Saudí con su marido y sus hijos, pero se describe a sí misma como una "rehén" y se queja de la negligencia a la que está expuesta.