Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arabia Saudí acusa a Irán de apoyar a grupos terroristas y advierte del riesgo de desestabilización

El viceprimer ministro y ministro del Interior de Arabia Saudí, Muhabad bin Naif, ha acusado este miércoles al Gobierno de Irán de apoyar a diversos grupos terroristas en la región, advirtiendo del peligro de desestabilización.
"Debido al apoyo de Irán a milicias terroristas en Bahréin, Kuwait, Yemen, Irak, Siria, Líbano y otras áreas, la región hace frente al riesgo de desestabilización", ha denunciado durante su discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas.
"Junto a estas acciones, Irán está aumentando un discurso sectario, que es una grave preocupación para el mundo árabe e islámico", ha dicho, argumentando que el mismo "profundiza los conflictos y provoca al extremismo sectario".
Por ello, ha pedido al Gobierno iraní "que abandone sus políticas de discriminación, racismo y sectarismo" y "que construya relaciones positivas con sus vecinos siguiendo los principios de buena vecindad".
Asimismo, Bin Naif ha subrayado que "la lucha contra el discurso extremista y las ideologías que alimentan al terrorismo es una de las prioridades de Arabia Saudí".
Las relaciones entre ambos países, empeoraron drástica después de la muerte de más de 700 peregrinos en una avalancha en septiembre de 2015 en el valle de Mina, según el balance oficial, si bien el recuento de las embajadas extranjeras sitúa el balance por encima de los 2.400 fallecidos.
Irán ya había boicoteado previamente el Hajj en 1987 tras la muerte de 402 peregrinos durante un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad saudíes en el marco de una protesta contra Estados Unidos e Israel.
Este nuevo incidente diplomático tiene lugar meses después de que Riad cortara sus relaciones con Teherán en respuesta al asalto a su Embajada en Irán por parte de manifestantes que protestaban contra la ejecución en enero de un destacado clérigo chií.
CONFLICTO ÁRABE-PALESTINO
El príncipe heredero saudí ha tenido palabras además para el conflicto árabe-palestino, afirmando que "sigue siendo un desafío para Naciones Unidas desde su creación".
"Israel continúa su ocupación militar, prácticas terroristas y actos de agresión, incluyendo el cerco y otras violaciones flagrantes del Derecho Internacional, sin miedo a tener que rendir cuentas", ha lamentado.
"Este largo problema sólo puede ser resuelto dando respuesta a los derechos legítimos del pueblo palestino y poniendo fin a la ocupación israelí del territorio palestino, así como del resto de territorios árabes ocupados", ha señalado.
SIRIA Y YEMEN
Por otra parte, Bin Naif ha abogado por un proceso político para solucionar la crisis en Siria, siguiendo el Comunicado de Ginebra 1, y ha acusado de la situación al presidente del país, Bashar al Assad.
"Estas acciones se han saldado con la muerte de más de medio millón de personas y el desplazamiento de otros más de doce millones de sirios, provocando el mayor desastre humanitario de la historia contemporánea", ha argüido.
Asimismo, ha destacado el papel de Arabia Saudí en la coalición militar que combate a los rebeldes huthis en Yemen, asegurando que "esta iniciativa ha contribuido al lanzamiento de un proceso de diálogo".
"Pese a las violaciones de los huthis y de los seguidores del expresidente Alí Abdulá Salé, mi país ha trabajado de forma incansable para construir la confianza necesaria para volver a las negociaciones políticas", ha dicho.