Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arabia Saudi invita a Irán a participar en la peregrinación de este año a La Meca

El Gobierno de Arabia Saudí ha invitado formalmente a Irán a participar este año en la peregrinación a La Meca, después de que los peregrinos iraníes fueran excluidos en 2016 por las tensiones entre ambos países.
Fuentes saudíes citadas por el diario local 'Saudi Gazette' han indicado que el país "da la bienvenida a todos los peregrinos, independientemente de su raza o secta religiosa".
Por su parte, Alí Qazi Askar, representante para la Peregrinación del líder supremo de Irán, Alí Jamenei, ha confirmado que Teherán "ha recibido oficialmente la invitación de Arabia Saudí para celebrar conversaciones bilaterales sobre la peregrinación".
Así, ha dicho que las mismas se centrarán en asuntos como el alojamiento, transporte, seguridad, atención médica y entrega de visados a los iraníes que viajen al país, según ha informado la cadena de televisión iraní Press TV.
El Gobierno iraní anunció en mayo de 2016 que los peregrinos del país no realizarían la peregrinación, acusando a Arabia Saudí de ser incapaz de garantizar la seguridad de los viajeros a La Meca.
Por su parte, el Ministerio de Exteriores saudí confirmó la ausencia de los peregrinos iraníes, acusando al Gobierno de Irán de haber exigido un nivel de protección exagerado "que podría haber desembocado en el caos".
Las relaciones entre ambos países, enemigos encarnizados por el poder en la región, se deterioraron después de la muerte de más de 700 peregrinos iraníes durante la estampida humana de septiembre de 2015 que costó las vidas de más de 2.000 personas.
Irán ya había boicoteado previamente el Hajj en 1987 tras la muerte de 402 peregrinos durante un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad saudíes en el marco de una protesta contra Estados Unidos e Israel.
Arabia Saudí cortó sus relaciones diplomáticas con Irán en enero de 2016 a causa del asalto a la Embajada saudí en Teherán por parte de manifestantes en protesta por la ejecución de un clérigo chií en el país árabe.
La monarquía saudí ve en Irán, de mayoría chií, la principal amenaza para la estabilidad en Oriente Próximo debido al apoyo que la República Islámica muestra hacia las milicias chiíes que, según Riad, han provocado una escalada de violencia en la región.